Páginas vistas en total

sábado, 19 de octubre de 2013



José Maria siempre ”de colores”

Mauricio Aira

Cuando lo conocí en los Cursillos de Cristiandad su presentación fue “de colores mucho gusto” de entonces han pasado ya más de 50 años. Es que al recordar a José María, asocio de inmediato en esa computadora ágil y actualizada siempre que tenemos en el cerebro, los cursillos de cristiandad cuyo objetivo es hacer que el hombre conozca lo fundamental de ser cristiano por la vía de la amistad y del encuentro con nuestra comunidad. Si hasta pareciera que aquello de difundir la fe viva en un encuentro con Cristo, se había convertido en una norma de su vida pública y privada.
(José María y Mauricio Aira dialogan durante una recepción social. Cochabamba. 2010)


Es que necesitamos unas líneas sobre ese movimiento surgido en Mallorca en 1936 para mover a los jóvenes en un emprendimiento noble, único. Peregrinar hasta Santiago de Compostela en un acto colectivo del que participaron tres mil jóvenes en 1948 para dar un testimonio de su fe católica y de su adhesión plena a Cristo Redentor. Se institucionaliza entonces el cursillo un encuentro de tres días de duración en que se expone lo básico de la fe por medio de enseñanzas, testimonios de vida y en oración común.
Resultado de esa vivencia tan íntima, tan piadosa deviene en compromiso para insertarse en una comunidad eclesial y en evangelizar la sociedad. A través de la amistad y de la ayuda mutua crece el grupo en su vida cristiana y es aquí donde Armando y José María formados en la sólida base de un cristianismo practicante expanden su acción. Armando Bakovic se constituye en el gran sostenedor del movimiento, sacrificando su tiempo, sus recursos, su entrega personal, no menos que su hermano menor José María, aunque más dedicado por entonces a sus estudios y los retos que asumió dentro y fuera de Bolivia. De Armando recordamos que en los CC (cursillos) y en las Ultreyas se lanzaba al escenario con “una jota aragonesa” no obstante sus kilitos demás. Simpático y gracioso.
Al término de las tres noche con el Señor, el cursillista sale “de colores” es decir henchido de amor y de alegría, tarareando las canciones del encierro, enamorado de Cristo, con el amor a sus hermanos y deseando que tan bella experiencia la puedan vivir todos los demás. Los parientes, los amigos, los colegas, tal cual Alfonso Prudencio Claure (Paulovich) nos lo había predicado. Es que Paulo como lo llamamos en intimidad fue el instrumento de Dios para traer de España los CC, ya que siendo un aventajado estudiante de periodismo participó y se empapó en los detalles, la logística, los costos, el método con la idea de aplicarlos en Bolivia con ardiente entusiasmo y teniendo como su brazo derecho a Jorge del Villar.
Paulo ha sido plenamente reconocido el instrumento que utilizó el Plan de Dios para trasplantar los CC desde Madrid hasta La Paz, donde instalado ya de retorno, ésta vez acompañado de su flamante esposa Pilar y el apoyo del joven obispo Armando Gutiérrez arrancó con el movimiento que muy pronto reclutó a pléyade de jóvenes del semanario Presencia, del Partido Social Cristiano, del liderazgo católico. El movimiento saltó a Cochabamba en los años sesenta. Nombres como Federico Díez de Medina, Antonio y Fernando Cabrerizo, Raymundo Gregoriú, Rafael Gumucio. José Bustamente Pérez, Emilio Reyes, Jaime Méndez, aparecen entre los primeros “rectores” (responsables de cada cursillo) de los “rollistas” o predicadores, Eduardo Bracamonte, Gustavo Velazco, Jorge Rojas Tardío, Jaime Humérez, Alberto Bailey, Luis Ossio, Benjamín Miguel, Marcelo Galindo, Juan Ayoroa, es decir profesionales, militares, políticos, periodistas, profesores universitarios y claro está Armando y José María Bakovic que llamaron la atención por su entrega total, su participación activa, su generosidad. Arropado con hermanos de tal calidad humana, de ética reconocida y acendrada moral, José María goza del mayor prestigio y no resulta extraño que fuese designado por la misma Cámara de Diputados del Congreso Nacional para ocupar el cargo de Presidente del Servicio de Caminos previa convocatoria pública.
El currículum vitae de JMB no admitía competencia. Sus merecimientos saltaban a la luz y la designación fue un hecho que asumió con celo, con energía, con precisión. Recuerdo bien, en ocasión de uno de los varios encuentros que sostuve con JMB indagué del porqué de tanta inquina y de la inexplicable reacción oficial de iniciarle tantos juicios que no caben en la mente. “no olvides, -replicó- mi pecado ha sido doble. Desarticular la mafia montada en el SNC durante muchos años, atrincherada en el servicio y bien aceitada por los beneficiarios” se estaba refiriendo a “las comisiones que en forma descarada debían pagar los contratistas y los contratantes”. Cuál el segundo pecado? “Fueron destituidos del SNC estos funcionarios corruptos que no podían continuar al frente de las responsabilidades que exigían manos limpias”. Reflexionando en sus palabras, encuentro la explicación. Cada uno de esos “malos funcionarios” despedidos por su complicidad en los negociados, le planteó un juicio en Trinidad, en Tarija, en el eje central, en Sucre, de donde resultó que JMB andaba de Herodes a Pilatos. Sometido a la fatigosa, inhumana tarea de defenderse de las acusaciones de cada uno de esos "desocupados" que pretendía cobrar a deshora "sus finiquitos" de la víctima elegida. Desgastando su salud, vaciando su cartera hasta que “No doy más. No sólo agoté mi patrimonio personal, sino que estoy disponiendo de bienes que son de mis hijos”.
Poco dado a hablar mal del prójimo JMB no pudo evitar referirse en una y otra ocasión a una persona que tiene mucho que ver, en el acoso judicial al que fue sometido sin piedad, es Patricia Ballivian, designada como funcionaria importante dentro del SNC, realizó una persistente labor de intriga, de falsas acusaciones, de maniobras actuando ya como subalterna de JMB o cuando le sucedió en el cargo a raíz de la destitución impuesta por el Presidente Morales, sin una explicación aceptable. "Entregó mi cabeza en charola de plata" Aparece su nombre en la mayoría de los juicios entablados en contra de JMB y serán los estudiosos, los jueces que condenarán a P.Ballvian como la gran promotora del mayor acto de maldad humana que se hubiese dirigido contra un hombre de bien, un patricio, como ha sido JMB.
Corolario de estas líneas expresiones de insignes patriotas como Hugo Bilbao La Vieja que describe a JMB como hombre de ricos quilates humanos, víctima de la injusticia. Su deceso pérdida irreparable, su entereza moral, su capacidad,su inclaudicable honradez causa de la persecución política y judicial que acabó con su vida. Guía espiritual que ayuda a entender que la férula de la venganza no procede con seres inocentes que hicieron de su vida un verdadero apostolado cristiano y militante.
El mismo JMB días antes a su deceso en carta dirigida al Papa Francisco: “Fiscales y jueces serviles obedecieron a Evo Morales haciéndome el primer preso político de su gobierno en marzo del 2006 y en agosto de 2007 en coincidencia con adjudicaciones irregulares de proyectos que acabaron en manos de la misma empresa. Irónicamente este calvario le ha dado sentido a mi vida. Vivo ardientemente la Eucaristía, las lecturas de la misa como escritas para mí, y mis sufrimientos son minúsculos al lado de los de Cristo. Presumo darle una manito aliviando el peso de su cruz, como el Cirineo. Yo podría seguir soportando este calvario, pero no puedo pedir lo mismo a mi esposa, operada del corazón y también con 75 años, a mis hijos y a mis nietos quienes sufren mas que yo por la incertidumbre que viven y por la impotencia de no poder ayudarme. En los momentos más oscuros de mi calvario pido “que pase de mi este cáliz” y pregunto “Padre, porqué me has abandonado?”
Cómo dejar de lado la airada expresión de José Gramunt amigo de siempre de JMB honrado y competente presidente del SNC, destituido por medio de intrigas de gente de mala entraña, sin alma ni vergüenza. Por fin lo consiguieron! ¡Lograron terminar con el exhausto corazón del ilustre boliviano! ¡Qué raro! Yo que de viejo, -expresa Winston Estremadoiro- ando tan a flor de piel que cualquier cosa me hace llorar, tengo que escribir, más aún si al publicar mis palabras adquirirán ese algo de perennidad. Y escribiré la saga del calvario del primer valeroso que sufrió el acoso judicial durante ocho largos años, nueva forma de terrorismo de Estado. Lamentaré su condena sin derecho a presunción de inocencia…mencionaré que cargó feliz su cruz, confiado tal vez en organismos internacionales de financiación a los que perteneció y que le encomiaban. Recordaré la hazaña del cien por ciento de apoyo que le eligiera como único presidente institucionalizado de caminos. Comentaré que condiscípulos le advertían de hacer obra embarrándose en hedienda arena movediza de la politiquería corrupta. Recalcaré que no le conocía en persona, hasta que descubrí la saña con que mancharon su labor. Hizo más carreteras en un lustro que en medio siglo precedente. Vestiré de negro luto por fuera y por dentro al despedir a este gran hombre boliviano, de quien su memoria me tatuará, indeleble, el alma”
“De colores José Maria” con el alma pura, consagrada a Dios, por la Eucaristía que permite nuestra oblación, de colores por la Gracia que vive en todos los que permanecen en amistad con El, dador de la vida, consuelo de los afligidos y el real, único, soberano Justo Juez de nuestra vida.

Gotemburgo, 20 de octubre de 2013, nueve dias después de su deceso en Cochabamba, Bolivia.