Páginas vistas en total

lunes, 22 de agosto de 2016

con toda claridad José Luis Baptista constitucionalista de prestigio, muestra que al establecer Evo Morales una escuela militar con el objeto de adoctrinar a los jefes militares en materia ideológica, está incurriendo en desconocimiento de la CPE, lo que puede dar lugar a cuestionamiento muy graves

La Constitución Política del Estado, siempre, asignó a las Fuerzas Armadas algunas tareas adicionales ajenas a su función esencial de conservación de la seguridad externa del país, entre las cuales figuran:“resguardo militar, cuya principal incumbencia será impedir todo comercio clandestino” (1826); “obras de vialidad, comunicaciones y colonización” (1938); “incremento de la producción nacional conforme a planes económicos, en tareas de colonización y en obras de carácter nacional requeridas para el desarrollo y diversificación de la economía y en todas aquellas que determine el Gobierno” (1961); “desarrollo integral del país” (1967 y 2009).
Son comprensibles esas decisiones de crear para las Fuerzas Armadas obligaciones diferentes a la primigenia de defender y conservar la independencia nacional, pues no es frecuente el riesgo de guerra internacional, motivo por el cual se hace imprescindible el ocuparlas en alguna faena útil.
Como anexo, también extraño a su función de resguardo de la soberanía del Estado, tienen los militares, desde 1825, tendencia a ser ellos quienes ejerzan las funciones de Gobierno, sea por asalto delictivo al Poder o por la vía del voto popular.
Ante ese constante peligro, la Constitución Política del Estado, en 1967, en el artículo 209, determinó que las Fuerzas Armadas, tienen el carácter de organismo institucional que “no realiza acción política”. Esa norma se mantiene actualmente de conformidad a lo establecido en el artículo 245 de la Constitución promulgada el año 2009.
La mención a una “acción política” significa trabajo dinámico en adhesión a una ideología o doctrina formalmente referida a su aplicación en ejercicio de funciones de Gobierno en un país. Como consecuencia de ese principio que se expresa en regla con carácter obligatorio, los integrantes de las Fuerzas Armadas, por mandato constitucional, “no deliberan”, lo cual significa que no deben ni siquiera analizar la posibilidad de intervenir en la conducción de los intereses nacionales en área de acción política.
En clara transgresión de esa norma, con otra función adicional pero ilegal, en acto de sumisión al Gobierno, el Comando en Jefe de las Fuerzas Armadas inició instrucción en la recientemente inaugurada  “Escuela de Comando Antiimperialista General Juan José Torres” con sede en el Municipio de Warnes, Santa Cruz, en la que oficiales, suboficiales y sargentos que asimilen los conocimientos a impartirse “recibirán una puntuación de aprobación que les servirá como calificación curricular para ascenso”.
Esa nueva unidad integrante de las Fuerzas Armadas, desconoce que, siendo para algunas personas válidas tales posiciones y otras de visión opuesta a ellas, están todas protegidas por la vigente Constitución Política del Estado que, en el artículo 14-II, prohíbe la discriminación fundada en razón “de filiación política o filosófica”, y que en el artículo 21-3 señala entre los derechos civiles y políticos el de “la libertad de pensamiento”.
Desde el año 2006 se percibe que los comentarios u opiniones que contradicen dichos y hechos de los Gobernantes, son calificados por el Poder Político como expresión de posiciones antidemocráticas, pro-liberales y pro-imperialistas, aunque provengan de disidentes de su entorno, en razón de lo cual es posible que esa Escuela se utilice para incomodar a los opositores.

viernes, 19 de agosto de 2016

tiene razón Karen, el quéchua y supongo que también el aymara aportan vocables intraducibles, ricos en concepto y expresión, como "konichi" recalentado, puesto a calentar después de cocido, generalmente al dia siguiente, se refiere al sofista que habló de ser la oposición "recalantada" y resulta que en Quillacollo fue tal la silbatina y repudio a su persona que apresuró el paso lleno de nerviosismo y volvió "al verbo recalentado" el que cabrea y provoca esa conducta masiva, espontánea y oportuna.


RECALENTANDO SOBRAS

El primero en adaptar el término "koñichi" a la política para referirse a la oposición,  fue el otrora ilustre vice- presidente García Linera. En el lenguaje cotidiano, apelamos con frecuencia a palabras  de origen quechua o aymara que nos nutren de una fuente rica de términos únicos e irremplazables. Chaqui, sorojchi, makurka,  koñichi, sirwiñaku,  son usados constante y naturalmente. Interesante el que puedan ser  adaptados a una situación ajena al significado original.

En 2009, en Radio Noticias de Panamericana, el sofista más conocido del país, afirmaba que ‘La oposición se presenta como un conjunto de fuerzas dispersas y decadentes, no solo que no hay idea, no hay programa, no hay alternativa de sociedad, es una derecha derrotada, intelectual, moralmente, no tiene liderazgo nuevo, es un reciclamiento, una especie de koñichi’. (eju.tv,2009)

Ha corrido mucha agua bajo el puente desde entonces, incluido el referendo del 21 de febrero, en el que  la "oposición" tomó carta de ciudadanía como lo que es: resistencia. La postura asumida por la mayoría de la sociedad, no da cabida al término peyorativamente empleado. Y se lo asume espontáneamente, cada vez más alejado del miedo que se pretendió instalar. La persecución y judicialización sin ton ni son, está perdiendo la batalla. Según los indicadores  -aunque persista la idea de encarcelar a todo aquel que le haga frente al gobierno sobre todo denunciando corrupción-, es una pulseta que eventualmente, perderán.

Hace unas horas, el infortunado Vice- presidente enfrentó una muestra más que patente, que el término koñichi les está calzando mejor a ellos que a los otros. Cochabamba -en la fiesta de Urkupiña-, propinó al dialéctico ex licenciado, una soberana silbatina de repudio cuando aún le debían estar vibrando los tímpanos con la recibida en Tarija solo unos días atrás. Es claro que se está instalando la percepción de que el sirwiñaku entre gobierno y movimientos sociales, está llegando, inexorablemente,  a las puertas de la ruptura a la mala. Los cooperativistas mineros, una de las joyas de la corona masista, han salido por la tangente sin miramientos. La genialidad de levantar la prohibición del uso de explosivos en la mala lectura de que tienen a todos los mineros de su lado, resultó un tiro por la culata. Si los entenados más mimados, se rebelan, es que han perdido el control.

Hablando de koñichi, el presidente Evo, encaprichado y aburrido de tener que obedecer las órdenes médicas, se trepa con precaria agilidad a su avión de jeque y parte a la asunción de mando del nuevo presidente de República Dominicana previo besa- manos en Cuba por supuesto.  Eso refleja que el koñichi está escaso. Con Dilma y Cristina en la lona, Humala fuera (pese a su tibieza),  Maduro desafiando a los siquiatras del mundo, Correa embelesado con su imagen en el espejo mágico, Fidel y su sistema más allá que acá, se evidencia la necesidad de raspar ollas para tratar de  juntar las sobras suficientes para sobrevivir.

Con la gran habilidad de irritar que tan afanosamente se ha granjeado Remy Ferreira, lo vemos  muy alborotado con la creación de la escuela militar antiimperialista. Es muy complicado pensar en esto sin sucumbir a la tentación de caer en comentarios cáusticos cuando nos enteramos que la estrella que iluminará (y adoctrinará) a los flamantes alumnos será Atilio Borón, un marxista trasnochado cuya inteligencia hubiera sido mejor aprovechada sin sus contradicciones entre progresistas y retrógrados. Tal lanzamiento contará también con la presencia de otros dos ministros de defensa, obvio,  Venezuela y Nicaragua.  El aporte argumental de Quintana, sí que es gracioso. Si consideramos que fue alumno de la Escuela de las Américas, se esperaba un cierto grado de aprovechamiento y no la habilidad  para convertirse en el monje gris de laxa moral, que ha sacado las mayores ventajas posibles  a la década del MAS. Decir que es una necesidad para instruir a los oficiales del ejército para sentar soberanía y aprender a identificar a los enemigos de Bolivia alejada de cualquier injerencia extranjera es al menos, jocoso. Como si Cuba, Castro y su engendro socialista, fueran originarios. Tenemos muy claro quiénes son los enemigos de Bolivia. Empecemos por la obscena corrupción estatal.

Si son tan apasionados para erigirse en los paladines de la soberanía, los progres pudieron haber hecho lo correcto para que en nombre de esa soberanía,  primero, no hubieran destruido la patria bolivariana tan vituperada ni tendrían 50 mil venezolanos cruzando a diario la frontera colombiana para comprar alimentos y medicinas. Si ésa es la clase de soberanía que van a inculcar en los jóvenes soldados estamos lucidos. Y agradezcan que por hoy, soslayamos el tema chino. Soberanía sí señores,  pero ahorrémonos el bochorno  de tener que observar a tiempo de pasar el sombrerito en Nueva York o Londres, al gurú de las finanzas públicas parchando frenéticamente  las filtraciones de la blindada economía nacional.

Karen Arauz








martes, 16 de agosto de 2016

El Deber destaca el informe del Observatorio Boliviano de DDHH, que revela la conducta de jueces y fiscales (Obedientes a Evo y García) violaron derechos de José María Bakovic y lo condujeron a la muerte, los matadores gozan de completa impunidad, aunque sí están identificados ante el mundo.

Un informe del Observatorio Boliviano de Derechos Humanos ha revelado que los jueces y fiscales que tuvieron a su cargo los procesos contra el expresidente del Servicio Nacional de Caminos (SNC) José María Bakovic violaron al menos 13 de sus derechos fundamentales garantizados por la Constitución Política del Estado.
                        
un par de anos antes de su holocausto, José María con Mauricio Aira en la llajta


Agobiado por 76 juicios como parte de una sañuda persecución judicial que, en inusual y perverso periplo, lo hizo ir y venir por diferentes regiones del país, el ingeniero Bakovic, desgastado física y sicológicamente, falleció en octubre de 2013 en su natal Cochabamba. Su corazón no resistió más y su vida se apagó tras un viaje obligado a La Paz, donde debía presentarse a dos audiencias. Se trasladó a la sede del Gobierno para no ser declarado 'rebelde', no obstante las recomendaciones en contrario de médicos especialistas que temían por los riesgos que corría su quebrantada salud.

Bakovic no tenía ninguna filiación política y llegó a Caminos avalado únicamente por sus méritos profesionales, reconocidos incluso por organismos internacionales a los que tuvo oportunidad de servir antes de retornar al país.

Su pecado mortal fue haber denunciado presuntas irregularidades en la adjudicación, por decreto supremo, del tramo carretero entre Potosí y Uyuni. Esa denuncia obligó al Gobierno a revocar tal decreto y ordenar una licitación, como correspondía hacerlo. En realidad, las acciones en su contra dieron comienzo después de que el jefe de Estado, al asumir el mando a principios de 2006, pidiera la apertura de un proceso contra los administrativos del SNC porque era un "nido de corrupción".

El ingeniero Bakovic fue convertido en 'objetivo político' de sus detractores y de la satrapía empoderada, que, sin remordimiento alguno, puso en marcha el hostigamiento despiadado y el calvario inenarrable de un hombre probo y sin tacha, a la vez que profesional competente.

Ni siquiera el primigenio derecho a la vida o a la dignidad humana le fue respetado al ingeniero José María Bakovic. Indigna saber que los responsables de semejante atropello, que derivó en luctuoso suceso, gozan de espantosa impunidad, aunque están identificados plenamente

domingo, 14 de agosto de 2016

fue como "un permiso para matar" el uso de la dinamita por los irresponsables de las mal llamadas "cooperativas mineras" da por resultado más de un centenar de policías heridos. fueron sin armas a "la boca del lobo" LTD

Hace algo más de tres meses, cuando entre el paquete de “regalos” que el Gobierno nacional dio a los trabajadores el 1 de mayo se incluyó el Decreto 2754 y que al abrogar el DS 1359 de 2012, en el que se prohibía el uso de dinamita en manifestaciones públicas, se “devolvía” a los mineros ese “derecho”, el país reaccionó con unánime estupor e indignación. La medida fue desde un principio condenada y, más condenados aún fueron los argumentos con que las autoridades estatales pretendieron defender y justificar tan enorme aberración.

Durante los tres meses transcurridos desde entonces, de nada valieron las expresiones de repudio. Ni siquiera se dio curso a las demandas de inconstitucionalidad presentadas ante el Tribunal Constitucional.

Ahora, cuando los mineros cooperativistas esgrimen ese decreto para justificar la ferocidad con que se han dado a la tarea de destruir carreteras para imponer al Gobierno sus exigencias, son los mismos ministros que con más ardor defendían el decreto y minimizaban su incompatibilidad con la Ley de Armas que prohíbe el uso de armas de fuego o explosivos en “manifestaciones públicas, movilizaciones sociales, marchas, huelgas y mítines”.

Visto el asunto con cierta condescendencia, podría decirse que el radical giro dado por los ministros de Gobierno y Defensa sobre el tema es digno de aplauso. Sin embargo, más allá de las dramáticas circunstancias que los motivaron a reconocer su error, lo cierto es que esa medida, como muchas otras, no hace más que poner en evidencia la irresponsabilidad que guía muchos de los actos de nuestros gobernantes. Y eso es algo ante lo que los declaraciones de arrepentimiento no son suficientes.

miércoles, 10 de agosto de 2016

algunos tips en ayuda de la memoria colectiva, para obviar la detención de Humberto Vacaflor y con carácter de urgente.


La verdad sobre el asesinato a los esposos Andrade, que todos estamos buscando constan en varios documentos militares. Cuando sucedieron los macabros hechos del 2000, llovieron los críticas contra el Gobierno de entonces, pero también contra las FFAA que se sintieron obligadas a tomar acción.

estas acciones se convirtieron en una Operación armada, con todas las características de una expedición a un territorio ocupado por el enemigo. en efecto los cocaleros, eran entonces, quizá tambien hoy, considerados los enemigos del Estado. tuvieron "la habilidad de contar con fondos, recursos humanos y apoyo logístico" para resistir por todas las vias la erradicación de las plantaciones de hojas de coca. en su "estrategia disenada por agentes cubanos que ya los asistían" se ganaron para sí, el apoyo de los medios de comunicación y de los agentes de los DDHH.

recordar que Evo Morales permanecía de lunes a viernes en Cochabamba y los fines de semana en El Chapare recibiendo y dando instrucciones a sus "huestes cocaleras". En Cochabamba "el dirigente" se dedicaba todos los dias a visitar las estaciones de TV, que le daban una cobertura extraordinaria, no tanto la empresa, como los reporteros y los camarógrafos que recibían "estímulos de 50 y 100 dólares cada vez para salir en la noticia.

la noticia era "la persecusión desatada contra los pobres campesinos" según Evo no tenían otro medio que vivir de la coca, que por "este delito" según el mismo dirigente "el imperialismo había abierto campana" y que el Gobierno neoliberal estaba sometido a los EEUU y que sólo cumplía órdenes. lo lamentable es que el pueblo y los organismos de Derechos Humanos, incluídos los de la Iglesia Católica creían en la machacona acusación diaria de Evo, empleado "cama adentro" para hacer publicidad casi gratuita en las radioemisoras, las estaciones de TV y las corresponsalías a las que acosaba sin pausa.

ahora bien y para decirlo en pocas frases. "Operación Rescate" o cualquier otro nombre partió un lunes de madrugada a las órdenes de un coronel que había formado un Estado Mayor Operativo con participantes del Curso de Estado Mayor, había tomado su tiempo la planificación que fue seguida de dotación de medios estuvo reporteada al Comando de Ejército y cada paso fue aprobado previamente. el relato lo hace a este cronista, quién fuera el comandante de la operación.

llegados a Chimoré, larga caravana de carros de asalto inclusive tanquetas y volquetas en que viajaba la tropa con todas sus vituallas para acampar donde fuera menester y armar un campamento con prescindencia de la ayuda exterior, tomaron recaudos y tomaron prisioneros de entre los sospechosos de hacer desatado la violencia armada y de haber asesinado a los erradicadores.

los prisioneros a las primeras de cambio "cantaron revelando el sitio de los cadáveres", fueron seguidos a la Montana y se encontraron parte de los restos y parte de los autores que refirieron con todo detalles la criminal tarea. estos relatos, más la descripción de los oficiales que cumplieron a cabalidad su tarea, constan en los protocolos de esta operación comando, las Copias se enviaron a los Comandos de Fuerza y al Alto Mando en La Paz, para informe inmediato al Capitán General de las FFAA por entonces Hugo Bánzer. Esos documentos querido Humberto no pueden haber desaparecido.

el oficial que me hizo el relato, me comentó "esos maleantes, Cuando supieron que habíamos recibido órdenes de llegar hasta el final, cantaron todo" y nos entregaron los restos que enviamos al Estado Mayor. De manera que, indagar en la documentación oficial del EM de Miraflores, arrojará prontos resultados. no hay donde perderse.

En el corolario de este relato Evo se movió como una ardilla, entonces diputado logró que DDHH lograse una sanción severa para uno de los oficiales de la operación que zarandeó al cocalero, el que salió huyendo en busca de la Iglesia y no regresó a Villa Tunari, sino con el apoyo de DDHH.

jueves, 4 de agosto de 2016

síntesis es su gran capacidad, Karen Arauz rehace y compara con la danza de millones para "megaproyectos masistas" cuyo manejo e impunidad alarman. cierto "nada cambia" aunque las vacas flacas desfilan por las plazas y el dinero cada vez más escaso para los menos pudientes...leamos.


NADA CAMBIA


No importa cuán largo,  terapéutico o relajante sea ausentarse. Basta pisar suelo patrio para que la realidad golpee, se erice la piel y se llore por la cuenta de banco en estado vegetativo.  El permanecer lo más lejos posible de las redes sociales y de la costumbre refleja de despertar sólo para imbuirse en los periódicos para saber que está pasando, al momento te sacude la convicción de que no pasa nada que no sea más de los mismo. O peor.
Es interesante descubrir que no solo globalmente se repele a la generalidad de los políticos norteamericanos. Hoy se percibe que ellos, normalmente menos inclinados a la política como deporte de masas al estilo boliviano,  sienten una profunda aversión por los dos candidatos que terciarán por la presidencia en noviembre. La tirria que grandes segmentos de la sociedad americana siente por Donald Trump, el candidato que debiera representar a la derecha y que ha logrado conquistar a la clase media anglosajona más un par de ruidosos latinos más papistas que el Papa, se contrapone a casi los mismos grandes segmentos que apoyan, con resignación,  a Hillary Clinton.
Los unos creen firmemente que Trump arrasará con cuanto inmigrante pisa suelo americano además de poner en riesgo la seguridad interna, agravada por su afinidad con Putin mientras los otros ven una peligrosa inclinación de la Sra. Clinton por una demagogia estilo latinoamericano además de su desprolijo manejo de delicados asuntos cuando fungió como Secretaria de Estado. Aunque el desenlace será apasionante pues es indudable que nos alcanzarán las cenizas de esa erupción, no nos llega a mover el piso  como por ejemplo la nueva asignación de millonarios recursos del TGN ( ¿o  echando mano de las reservas?) en proyectos con más cariz demagógico electoralista que verdadera intención de promover desarrollo. Si no lo lograron en una década y con ingentes recursos, no hay razón para creer que las cosas cambiarán cuando en el horizonte de los indicadores económicos, se van formando negros nubarrones que no todos ven.
El discurso reiterativo sobre grandes intenciones de finalmente poner al país en la senda del progreso y la productividad, suena, por decir lo menos, caradura. El lanzamiento de la segunda versión del Fondo Indígena, nos deja pasmados. Nemesia Achacollo, cuya afinidad con el Presidente no es ningún secreto, ha gozado hasta ahora del más conspicuo amparo. La "licitación" -o lo que entienden por ello-, para la construcción de dos stadiums para 60 mil personas cada uno, como paso previo a un supuesto mundial de fútbol sub lo que sea, es otro batacazo al sentido común y la sensatez. Estamos cansados de tragar saliva y contener la indignación por las manifiestas necesidades básicas de millones de bolivianos a quienes se los usa de modo repulsivo. La ciudadanía paceña es seguramente la  más autorizada para testificar cómo es que hacen mediáticamente, para invisibilizar los problemas reales. Los discapacitados asentados en lo más crudo del invierno, sobrevivieron gracias a un grupo de activistas que nunca aflojaron en su solidaridad y del ciudadano común conmovido en su sentido humanitario.
En este país, lo que no gusta de lo perpetrado por el poder, se oculta. O se distorsiona. Las maniobras distractivas  gracias a recursos que bien merecerían un mejor destino, está sin duda horadando muy profundamente en nuestra voluntad.  El despliegue mediático para sacar del centro de la escena a los autores intelectuales del caso Zapata-Camce, arrinconando a cualquiera que insista en la obligación de encontrar la verdad, es obsceno.  Lo que en ley debiera ser explicado por la administración masista -porque con la justicia no podemos contar-, solo encuentra en contadas personalidades de la oposición o de la prensa, vanos esfuerzos de desenmascarar. La impunidad es política de Estado. Aparentemente, la única.
La avanzada "diplomática" de inspección a territorio chileno encabezada por el Canciller Choquehuanca, flanqueado por los presidentes de las Cámaras es una de esas situaciones "trágame tierra". No se puede ni imaginar, que es lo que pasa por la cabeza de la clase dirigente incapaz de una mínima reflexión ni un ápice de discernimiento.
El empoderado cocalero Loza, quien lanza toda clase de amenazas, sin ningún escrúpulo acaba de afirmar que ellos harán lo necesario para no solo reelegir ilegalmente a Evo Morales el 2019, sino que se encargarán de lograr un mandato a perpetuidad. Perón, cuyos dichos no son siempre dignos de recordar, sostuvo en una ocasión que las masas avanzarían. Con dirigentes a la cabeza, o con la cabeza de los dirigentes.


Karen Arauz

lunes, 1 de agosto de 2016

nunca hemos tenido un Canciller "tan simplón y tontolín" acaba de ofrecer su sangre para recuperar el Lauca, no era que estaba detrás del Silala? esto ocurre mientras El Deber reclama por una "diplomacia prudente" Choque es eso, un elemento de choque, perdido en la bruma de su ignorancia.

Seguramente lo hemos repetido muchas veces, pero lo seguiremos repitiendo, en sentido de que Bolivia, como la mayoría de las naciones del mundo, requiere de prudencia y recato en sus relaciones diplomáticas. La diplomacia tiene reglas de comportamiento establecidas, normas escritas que jamás deben pasarse por alto a riesgo de figurar en el concierto internacional como país inculto y áspero. Además, el sentido común señala los caminos de comportamiento que se deben utilizar en cada situación determinada.

Esto viene al caso por las equivocadas actuaciones, reiteradas una y otra vez, que ha lucido nuestra política exterior en el transcurso de la última década. No significa en modo alguno que antes todo hubiera sido impecable. Por supuesto que los fracasos abundaron con anterioridad, pero, además de improvisaciones propias de una falta de coherencia, se debieron más a nuestra debilidad como nación. Las naciones débiles tienen dificultades en sus relaciones con las poderosas, por eso, precisamente, requieren de lo único que las puede defender, igualar incluso, y eso es un buen manejo de la política internacional. Últimamente, Bolivia acertó en su reclamo a Chile de retorno al mar con su demanda ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya. Todo el país reconoció que se había dado un paso necesario y prudente. Nuestro vecino del Pacífico no se sintió cómodo y se sorprendió al ser demandado. Pero por cuestiones ajenas a nuestro reclamo marítimo –el Silala, el Lauca y el transporte pesado– el presidente y los más altos miembros del Gobierno han caído en un juego de provocaciones e insultos que no nos favorecen. Es cierto que en Chile las reacciones han sido igualmente torpes, pero quien pierde más es Bolivia.

A tal absurdo se ha llegado que, luego de un intercambio de desmedidas acusaciones, cuando parecía que se iban a romper hasta los vínculo consulares y comerciales con Chile luego del extraño viaje a Arica y Antofagasta del canciller y su comitiva, el presidente pide dialogar con La Moneda. Por supuesto que no vamos a criticar ese pedido de diálogo, sino que lo criticable es que no se hubiera pensado conversar antes del intercambio de tanto infundio.

El mal ya está hecho y veremos cómo se resuelve el problema. Ahora lo que preocupa es que no se repitan tantos gafes y que las relaciones, por lo menos con los vecinos y EEUU, mejoren. Por ejemplo, la ausencia del presidente a la transmisión del mando en Perú, atribuida a su lesión, no ha convencido mucho.