Páginas vistas en total

domingo, 13 de octubre de 2013

conmovedor el homenaje de Gastón Cornejo al noble amigo José María Backovic al recordarnos la carta escrita a FRANCISCO. texto imperdible ante la irreparable pérdida


                        JOSÉ MARÍA BAKOVIC “PASE DE MÍ ESTE CÁLIZ”       

En su honor y sin mayores comentarios transcribo su carta al Papa Francisco de fecha reciente.

Su Santidad. Papa Francisco.
Ciudad del Vaticano.

Estimado Francisco:

Me atrevo a llamarte por el nombre que adoptaste pues en la Jornada Mundial de la Juventud interpreté que quieres que te sigamos como amigos los que pretendemos ser católicos. Te dirijo esta carta para pedirte que, en la visita que te hará el Presidente Morales, le pidas que detenga la tortura judicial a la que estoy sometido desde el 2006 bajo el principio de “presunción de culpabilidad”.  

La tortura física y los campos de concentración han sido reemplazados por un acoso judicial sañudo que incluye más de 70 causas abiertas en mi contra, en siete departamentos de mi país, incluyendo dos prisiones ilegales y la tercera ya anunciada.  Mi salud está agotada, física, psíquica y financieramente. Fiscales y jueces serviles obedecieron el mandato haciéndome el primer preso político en marzo del 2006 y por segunda vez en agosto 2007. Ambas prisiones ilegales coincidieron con adjudicaciones irregulares de proyectos que acabaron en manos de una misma empresa. Mis denuncias desde la cárcel obligaron a derogar los decretos.

Hoy día enfrento la tercera orden de detención por un proyecto de la misma empresa. En llamativa coincidencia, es la misma que se adjudicó la obra que intentaba dividir el Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro – Securé (TIPNIS) para así ampliar la frontera de la coca. 

Hoy día vivo ardientemente la eucaristía, las lecturas de la misa parecen escritas para mi. Yo podría seguir soportando este calvario, pero no puedo pedir lo mismo a mi esposa, mis hijos y a mis nietos quienes sufren más que yo por la incertidumbre que viven y por la impotencia de no poder ayudarme.

 En los momentos más oscuros de mi calvario pido que “pase de mí este cáliz” y pregunto “Padre, ¿por qué me has abandonado?”

Mi vida profesional ha sido de gran realización con más de 50 años de experiencia, incluyendo 30 con el Banco Mundial en países de cuatro continentes,  incluyendo  tu país. Acepté dirigir el Servicio Nacional de Caminos en un esquema institucionalizado, sin política partidista, e hicimos en cuatro años más que en los 46 anteriores de la entidad. Sobreviví a cuatro gobiernos en periodo de gran convulsión, 2001-2005, y con Morales llegábamos al quinto. Ocho años después, él sigue inaugurando las obras que dejé en ejecución. 

Pero, mi lucha contra la corrupción de mis antecesores me ganó muchos enemigos, los miembros de las mafias que lucraban de Caminos nunca me perdonaron. Ellos volvieron a Caminos con el gobierno indígena colocando como mi sucesora a una ex gerente quien entregó mi cabeza en bandeja de plata, armando el acoso judicial para ganar el favor oficial.

Los políticos perseguidos acudirán a ti como grupo, yo lo hago individualmente porque no soy político ni candidato a cargo alguno. No tengo partido, gremio ni logia que me apoye, por ello acudo a ti como cabeza de mi Santa Madre, la Iglesia.

Si llegaba a jesuita como quería serlo de joven, me hubiera despedido con el AMDG, y como congregante con  Él a Jesús por María.  Hoy te saludo como uno de tus fieles amigos en Cristo.

José María Bakovic.

P:S.-  Existe una cadena de coincidencias increíbles que no resisto comunicártelas:  al conocer tus datos el día de tu elección vi que  naciste la misma fecha que yo, el 17 de diciembre, dos años antes, que mi tercer nombre es Francisco y que compartimos iníciales  (JMB).   

El Rdo Gregorio Iriarte antes de fallecer me ofreció de regalo y con mucha reserva un disco CD de José María Bakovic. Es tiempo de leerlo detalladamente y darlo a publicidad para cumplir con la delicada amistad que me profesó en vida.

Yo avalo la absoluta inocencia de José María Bakovic.
Esperé que el Papa Francisco recibiera esta misiva y actuara en consecuencia. Seguramente no la recibió a tiempo.
Hoy descansa de las maldades humanas y de una justicia totalmente corrupta al servicio del Ejecutivo.
Yo le admiré y quise entrañablemente. Llegue a él mi abrazo póstumo, pleno de amor.
Paz y Honor a su familia. La mano de Dios a los responsables de su muerte.


Gastón Cornejo Bascopé
Cochabamba, Octubre 2013