Páginas vistas en total

jueves, 2 de mayo de 2013

es que lo del caso Terrorismo Uno está llegando en calidad de escándalo y de aberración judicial, típico de Bolivia a varios países interesados en dilucidar la VERDAD.




La confusión general en temas judiciales

Mauricio Aira

No es tan solo la comunidad cruceña que está confundida y hasta atemorizada por las secuelas del proceso denominado Terrorismo Uno que sucedió al aniquilamiento de “una célula de extranjeros” y la detención de dos de los cinco sospechosos, en un hotel céntrico de Santa Cruz de la Sierra, la confusión llega a toda la ciudadanía boliviana.
Es que a lo largo de estos 4 años transcurridos desde el cruento suceso, han sucedido muchas cosas como la persecución y detención de decenas de inculpados, algunos de los cuales salieron del país y se mantienen fuera en calidad de “perseguidos políticos”. El relato oficial tras las muertes, es de haber existido una acción subversiva que persiguió la división de Bolivia tras acciones terroristas que desencadenarían una guerra civil con muertos y heridos y provocarían  inestabilidad constitucional para beneficio de grupo de poder aposentado en la zona de Santa Cruz, por lo que los fiscales, tras las primeras detenciones desencadenaron una “cacería de brujas” que no ha terminado a la par que iniciaron acciones judiciales que han ido cobrando cuerpo y trascendencia por el involucramiento de personajes de la política y el mundo financiero de la Urbe.
El hecho cierto es que el clima de persecución y reclusión ha provocado un drama humano para las familias que se han visto en la desesperación de encontrar soluciones recurriendo a todos los medios entre ellos a la extorsión de que fueron víctimas con tal de librar a sus seres queridos primero de la cárcel y luego del juicio consiguiente, de modo que sacrificaron sus bienes, recurrieron a préstamos y entregaron las sumas de dinero solicitadas por los extorsionadores. Claro está que es muy difícil ofrecer pruebas contundentes, porque el extorsionador no extiende recibo por la suma percibida. Sin embargo los tribunales de justicia están procesando el testimonio de las víctimas o de los testigos del ilícito, lo que se está abriendo otra etapa del drama iniciado el 16 de abril del 2009.
Resulta siempre difícil tratar tema tan escabroso, aunque las referencias que trasmiten las víctimas de la extorsión, algunos abogados que actúan en defensa de la Justicia, de algunos periodistas que por su vocación de investigadores se ven envueltos en los pormenores de toda la historia, sabemos que al igual que en el caso Ostreicher, han existido, existen extorsionadores, jueces o fiscales que no se libran de la tentación de procurarse un dinero fácil por esta vía gansteril y torcida que hace actuar a los Tribunales de Justicia, como inquisidores y carcelarios temibles.
Más de uno ha calificado el caso Terrorismo Uno como pertinente a la clase media cruceña y que no atañe a la generalidad, o a la mayoría y que por tanto no debería importar mayormente. Craso error porque el daño emergente de la acción criminal tipificada como “chantaje o extorsión” se ramifica y cunde como un virus mortal a toda la sociedad civil por tanto atenta contra el Bien Común.
Finalmente está el tema del imperio de la Ley. La causa de la Justicia. No es asunto solo de abogados, magistrados y policías es algo colectivo, general, que está afectando a la imagen de la Nación, porque sus secuelas han trascendido la frontera y cada vez más países, que no tan solo aquellos del que provienen las víctimas de la masacre del Hotel, se están interesando y están difundiendo en forma profusa los incidentes de un proceso, lleno de vericuetos y embustes y que prosigue sin visos de concluir en la capital Oriental.
Las familias afectadas deberían saber que muchos compatriotas comparten su angustia y hacen votos porque la Justicia se imponga sobre todo otro valor político partidista.