Páginas vistas en total

martes, 16 de septiembre de 2008

(Poner atención al documento de santiago que rechaza el intervencionismo referido por un lado a los estados unidos pero también a venezuela en el caso bolivia. el escrito es principista, por la democracia y los derechos humanos. atentos los que los conculcan en bolivia)

Con señales claras de respaldo a los gobiernos elegidos en democracia, el respeto de los derechos humanos y al repudio de los actos intervencionistas, finalizó la reunión extraordinaria de los Mandatarios que integran Unasur. Instancia que buscó dar solución a la grave crisis política y social que vive Bolivia.
La reunión comenzó en el salón Montt Varas del Palacio de La Moneda, cerca las 15.50 horas y en completo hermetismo. En el lugar se instaló una gran mesa rectangular cubierta por un mantel amarillo que reunió a los ocho Mandatarios y el canciller peruano José Antonio García Belaunde, quien representó al Presidente Alan García.
Luego de cinco horas de debate, los integrantes de Unasur por unanimidad acordaron la llamada “Declaración de La Moneda”. Un documento compuesto por nueve puntos donde se establece el fortalecer del diálogo político y la cooperación por el aumento de la seguridad ciudadana en la nación altiplánica.
El texto, firmado por todos los Jefes de Estado, detalla que se acordó respaldar al gobierno del Presidente bolioviano Evo Morales, elegido en democracia y rechazar enérgicamente cualquier situación que implique un intento de golpe civil o la ruptura del orden institucional en Bolivia.
Los países miembros de Unasur pusieron como condición para iniciar el diálogo entre la oposición y el gobierno de Morales, la pronta devolución de las instalaciones tomadas y el cese inmediato de las acciones de violencia.
Además, se acordó crear una comisión para investigar la masacre de Pando, donde murieron al menos 15 campesinos oficialistas en extrañas circunstancias.
La declaración tomó como base la propuesta detallada por la Presidenta Michelle Bachelet, y que más temprano había adelandato el canciller chileno, Alejandro Foxley, proponiendo "reconocer la autoridad legítima del gobierno boliviano" y terminar de inmediato con la violencia en Bolivia.
Bachelet, señaló que la declaración consagra los principios de soberanía, la democracia y sus instituciones, el respeto a los derechos humanos, creando un escenario para reactivar el diálogo en el país altiplánico.

No hay comentarios: