Páginas vistas en total

viernes, 24 de mayo de 2013

en defensa de la laguna Alalay uno de los sitios más hermosos de Cochabamba sale LTD contra sus destructores


Una denuncia presentada por el Comité de Recuperación, Mejoramiento y Preservación de la Laguna Alalay (Crempla), ha dado carácter formal a un reclamo que podría sin duda ser suscrito por cualquier persona que sin necesidad de ser fanática ecologista ni experta en materia ambiental tenga el mínimo sentido común necesario para entender que lo que ocurre en ese lugar es una de las más claras muestras de lo vacío que es en los hechos el “pachamamismo” tan pregonado en estos tiempos.
En efecto, a pesar de ser Alalay una de las reservas ecológicas más importantes de nuestra ciudad, es al mismo tiempo uno de los lugares donde más descarada e impunemente se cometen varios atentados contra la salud ambiental. Y como lo demuestra el Crempla en sus reiteradas denuncias, son nada menos que los vecinos de la zona, e instituciones beneficiadas con terrenos que les fueron cedidos en comodato, quienes más interesados tendrían que estar en el cuidado de la zona, paradójicamente quienes más contribuyen a su destrucción. No faltan, incluso, funcionarios municipales, que no tienen reparos para hacer del área una especie de basural donde vierten escombros y otro tipo de desechos urbanos.
Pero no es sólo por acción, sino también, y sobre todo, por omisión, que las instituciones directamente involucradas en el cuidado del área suelen actuar como parte del problema más que de la solución. Es que poco se hace para hacer cumplir las abundantes normas ya existentes y continúan socapándose agresiones al ambiente en nombre de cuya preservación tan fácilmente se habla.
Por eso, el reto lanzado por el Crempla merece una respuesta.