Páginas vistas en total

sábado, 18 de agosto de 2012

Evo desconoce, ignora, no sabe nada del caso de Julian Assange, de modo que no puede comparar su propio accionar con el caso del senador Pinto. (Ver nuestro Previus)

Assange llegó a Suecia y buscó sexo a como de lugar. el resultado que dos suecas, una de origen cubano fueron agredidas sexualmente y hasta violadas por el "visitante". las ciudadanas suecas haciendo uso de su legítimo derecho denunciaron al acoso contra Assange que había abandonado el Reino y se encontraba en Londres, a donde le llegó la notificación judicial para asumir su defensa. Al rehuir la convocatoria el Fiscal pidió por la vía diplomática la extradición del publicista que optó por pedir asilo a Ecuador. Esa es la figura, delito sexual y acción de la Justicia sin intervención para nada del Poder Ejecutivo, con absoluta independencia. Evo pretende comparar con el senador Pinto que en ejercicio de su labor legislativa denunció corrupción, injusticia, narcotráfico de funcionarios del Estado. Evo le desató una ciega persecusión y le abrió causas para enmascarar y desmerecer las denuncias, el líder pandino al sentir amenazada su integridad y la de su familia pidió asilo y lo obtuvo de Brasil. Qué tienen de similar ambos casos, nada. Evo desinforma y mal asesorado como de costumbre se estrella contra el Reino Unido, cuyos insultos le resbalan porque no tienen ápice de razón. Brasil ha pedido se le otorgue salvoconducto al asilado para trasladarse de la Embajada al Aeropuerto. Bollivia le niega. Brasil no otorga  "el placet" al nuevo embajador Jerjes Justiniano. No lo hará mientras no sea extendido el documento de viaje a la víctima de la persecusión evista.

La postura de Evo Morales sobre la situación de Julian Assange es un monumento a la contradicción. Mientras el mandatario cocalero se solidariza con su aliado del ALBA, Rafael Correa, y condena la negativa de Londres a permitir la salida del fundador de WikiLeaks a Ecuador, la administración evista niega el salvoconducto al senador Roger Pinto, refugiado en la embajada del Brasil en La Paz, para que el legislador opositor pueda viajar a su lugar de asilo en Brasilia. Con su habitual grandilocuencia demagógica, el presidente Morales dijo en referencia a Inglaterra que “el tiempo de saqueo y de invasión ha terminado” y que “esta agresión no sólo es a Ecuador, es a Bolivia”.
 Afortunadamente, no volvió a repetir aquello de que los indígenas latinoamericanos lucharon contra el imperio británico y contra los romanos. Lo cierto es que el caso Assange le viene como anillo al dedo a los regímenes neo-autoritarios del bloque chavista para reposicionarse como “víctimas de las potencias occidentales” y para subir sus alicaídas imágenes democráticas. Es la opinión del politólogo colombiano Vicente Torrijos, para quien el asilo otorgado al “ciberespía” le proporciona a Correa “una gigantesca cortina de humo con la que pretende ocultar la forma en que trata a la prensa en su país”. Torrijos hace alusión a los múltiples procesos impulsados en Ecuador contra periodistas, por una justicia sospechosa de estar controlada por el gobierno. 
De igual forma, los gobiernos afines de Bolivia y Venezuela aprovechan la coyuntura para lo mismo, luego de que su posición sobre WikiLeaks diera varios bandazos. En efecto, la primera reacción de los “bolivarianos” fue aplaudir a Assange, cuando éste dio a conocer documentos clasificados de Estados Unidos, pero luego pasaron a la furia y la vociferación contra la “basura imperialista de WikiLeaks” cuando los archivos comenzaron a mostrar información crítica hacia sus regímenes (Ver: “Evo Morales dice cosas estúpidas todos los días”). Nada de esto existe ya en la corta memoria de las “democraduras” del ALBA, que reescriben la historia casi a diario según su conveniencia. 
¿Y qué hay de Assange, el personaje principal de esta opereta? El hombre más parece tener pasta de antihéroe, no obstante lo cual las normas del derecho internacional lo hacen merecedor del asilo político. Su “cruzada por la verdad” está fuertemente sesgada, concentrándose en el “imperio norteamericano” mientras presenta programas en la TV internacional del semi-dictador ruso Vladimir Putin, o mientras entrevista a terroristas de Hezbollah que defienden a la tiranía siria. Ya nos podemos imaginar el amplio uso en estrategias de desinformación que querrá hacer de Assange el eje chavista….

Fuente: eju.tv - Evo y Assange
http://eju.tv/?p=227379