Páginas vistas en total

martes, 14 de agosto de 2012

si Yacimientos está quemando gas porque le sobra y no tiene mercado...si Argentina está pagando en productos porque no tiene dólares...si Brasil está ajustándole las clavijas a Evo en forma gradual...entonces: estamos mal. muy mal. (H. Vacaflor

A estas alturas del entredicho sobre el asilado Róger Pinto que mantienen Bolivia y Brasil, no se sabe cuál de los países está usando más el negocio de compra-venta de gas natural como arma de presión. Brasil comenzó este juego reduciendo el volumen de sus compras de 29 a 19 millones de m3/d. El gobierno boliviano respondió cediendo una parte de ese sobrante a Argentina. Una por otra. 
El resto del excedente (no lo dicen las autoridades de YPFB) tiene que ser quemado, sobre todo si siguen sin completarse los ductos que deben llevar el gas a los bolivianos. Los argentinos, atentos siempre a todos los desencuentros entre Bolivia y Brasil, han decidido ahora aumentar en todo lo posible sus compras de gas boliviano, por el que pagan 10 dólares el millón de BTU, mientras que el que les llega por barco (GNL) les cuesta 16 dólares. De esta manera, el caso del senador opositor Róger Pinto, asilado en la embajada de Brasil desde mayo pasado, ha venido a hacer variar las agujas que miden la geopolítica sudamericana. Brasil replicó exigiendo que se realicen los ejercicios de las fuerzas aéreas para controlar las aviones que llevan la droga de Chapare a su territorio. Golpe duro. 
Y después desplegó 9.000 hombres en sus fronteras. Más duro aún. No hubo respuesta boliviana. De los entretelones, se sabe que la señora Cristina Kirchner habría aprovechado su estancia en Cochabamba para avisar al gobierno boliviano que los volúmenes que excedan a los señalados por la primera adenda serían pagados con bienes argentinos. Es decir que no serían pagados en dólares porque, como se sabe, los dólares están muy escasos en Argentina. Las relaciones con Brasil se han hecho nerviosas. Incluso el caso del escándalo de los corruptos de Lula da Silva (18 en total) ha venido a complicar la relación.
 Es que el señor José Dirceu de Oliveira, el exterrorista capo de los corruptos que ahora son castigados por la señora Dilma, tendría algunos contactos con la famosa OAS. En esto también, el gobierno de Evo Morales se está pareciendo al de Gonzalo Sánchez de Lozada. A ambos les encanta relacionarse con empresas corruptas: Sánchez de Loada se metió con la Enron y Morales con la OAS. Dios los cría….

Fuente: eju.tv - Gas por Pinto
http://eju.tv/?p=226651