Páginas vistas en total

viernes, 15 de abril de 2011

Lo que ocurre ahora no es juicio es sainete. aparece en OPINION de Cochabamba


En Bolivia algunos jueces se han convertido en una especie de jueces itinerantes que asumen competencias más allá de su territorio delimitado por ley, celebran audiencias en otros territorios, enjuician a ciudadanos más allá del lugar de los hechos y que en el ámbito de la administración de justicia corresponden a otras jurisdicciones, violando el principio jurídico universal del derecho al Juez Natural y, por ende, violando reglas de competencia vigentes en cualquier legislación. Es en este marco que hoy día se tramita el denominado “caso de terrorismo, cuidadosamente planificado por quienes pretenden detentar el poder político en Bolivia hasta la eternidad, y ejecutado de manera casi mecánica por algunos representantes del Ministerio Público cuya servidumbre ha sido expuesta de modo elocuente.

En la semana que transcurre, arribaron a la ciudad de Cochabamba más de una veintena de ciudadanos que se encuentran en calidad de detención preventiva, fueron sometidos a actos de vejación al momento de la instalación de la “audiencia conclusiva” dado que en plena Sala de Audiencias se encontraban enmanillados, privados de poder hablar con los medios de comunicación, trasladados en una especie de “jaulas”, y sin poder comunicarse de manera fluida con sus propios abogados, al mismo tiempo que fuerzas policiales desalojaban de la Sala de Audiencias a un par de abogados provenientes del Foro de Abogados del Brasil, cuya misión era la de presenciar en calidad de observadores el desarrollo de la referida audiencia, como cualquier otro ciudadano de nuestro país y del mundo en general, pero más pudo la voluntad de quienes hoy día creen que les asisten todos los poderes para así ordenar el mencionado desalojo, al mismo tiempo que exigían una “visa especial”. No contentos con semejantes atropellos, los juzgadores de hoy pretenden que los encausados asuman sin “chistar”, de pie y juntillas todas las determinaciones que se “asumen en audiencia”, cuando bien sabemos que casi todas esas decisiones ya han sido previamente consultadas con quienes tienen redactada ya la sentencia condenatoria en su contra, el desarrollo de esta audiencia y las por venir son sólo parte de un libreto ya escrito, lo que buscan ahora es simplemente imprimir el trámite y la celeridad necesarias para tener pronto una sentencia y que no es otra cosa que una sentencia condenatoria anunciada. Por todo esto, no es más que un sainete.