Páginas vistas en total

sábado, 15 de enero de 2011

Los masistas de Sucre se han rebelado contra Evo Morales, quien ha afirmado que él no la dio la orden de cambiar a la alcaldesa Verónica Berríos (vaya confesión). “Nadie va a ir a rogar ni implorar al presidente Evo Morales, ni a llorar para conseguir su aprobación”, ha dicho el nuevo secretario de la alcaldía de Sucre, Mario Ugarte, en respuesta a los cuestionamientos del jefazo al nombramiento de Santos Romero como nuevo alcalde de la capital. Romero admitió que su designación aprobada por el Concejo Municipal implicaba una desobediencia hacia Morales, pero dijo que tiene el respaldo de las organizaciones sociales y que “el presidente tiene que entender las decisiones del pueblo de Sucre”. Por si fuera poco tamaña rebelión, el fiscal General del Estado, Mario Uribe, ha decidido suspender de su cargo al fiscal Gilbert Muñoz, encargado de investigar al gobernador tarijeño Mario Cossío. Lo ha castigado por andar en juntes con el senador masista Isaac Ávalos, hecho que el presidente vio con buenos ojos. Al caudillo se le está poniendo difícil mantener la pose después que sus aliados le tumbaron el gasolinazo. (Bajo el penoco. de El Dia. SC, Bolivia)