Páginas vistas en total

martes, 5 de octubre de 2010

críticas en todos los tonos aunque de condena al mal jugador Evo

Freddy Lacio - Agencias

La cadena de radio y televisión Caracol de Colombia lo resumió así: “Cuídese de Evo Morales jugando fútbol”. El rodillazo aplicado por el mandatario boliviano a un rival durante un partido de fútbol, supuestamente amistoso, ha sido el blanco de comentarios de todo tipo. Por su lado, Morales deberá guardar reposo por el ‘planchazo’ recibido en la pantorrilla derecha.
Morales asestó un golpe a un jugador durante un partido, el domingo, con un equipo capitaneado por su rival político el alcalde paceño, Luis Revilla.
Después de recibir un ‘planchazo’ en el pie derecho, Morales reaccionó y sin balón de por medio propinó un rodillazo en la ingle al mismo jugador, y éste cayó al suelo. El mandatario se fue luego del lugar, según las imágenes televisivas.
“El Presidente de Bolivia perdió la paciencia y la diplomacia en un partido amistoso”, señala la colombiana Caracol. Mientras, el Diario 24, de Argentina, titula: “Evo Morales, sin moral en el fútbol”, y pide la ‘roja directa’ al mandatario por golpear ‘en los testículos a un adversario’.
Además, Perú 21 indica que ‘Evo le aplicó un rodillazo a un opositor’; Rionegro.com.ar señala que ‘Evo Morales se olvidó del Fair Play’ y Diario Uno destaca que ‘A Evo Morales le salió el hacha que lleva adentro’.
Por su parte, dos médicos recomendaron a Morales guardar reposo entre tres y 10 días por una ‘laceración de piel a nivel de la cara anterointerna de la pierna derecha’ con hematoma, dolor y limitación funcional. A su turno, el vocero Iván Canelas dijo que en un partido de fútbol los jóvenes ‘no deben patear a los mayores’, pero no se refirió a la agresión sufrida por el rival de Morales.

Falta merecía expulsión
El presidente del Colegio de Árbitros, Hebert Aguilera, opinó que la falta cometida contra el mandatario es normal en un partido y que el planchazo merecía una amonestación, pero que la reacción del Presidente acreditaba tarjeta roja directa.
“Son roces normales que se cometen en todos los partidos. Un pisotón amerita cobrar falta y una amonestación, pero ya la reacción del Presidente ameritaba una expulsión”, indicó el colegiado.
Después del partido, agentes de la seguridad de Morales intentaron detener a Daniel Gustavo Cartagena, el jugador agredido, pero Luis Revilla intercedió por él.
“Agarré el balón, toqué y vino un planchazo. Eso no es fútbol “, dijo Morales tras el partido y agregó que no dio orden de detener a su agresor.