Páginas vistas en total

martes, 20 de abril de 2010

Un aspecto que preocupa a los responsables de la organización de la Conferencia Mundial Climática y autoridades municipales de Tiquipaya, es que los servicios básicos: agua potable, alcantarillado y baños higiénicos puedan colapsar y no abastecer las necesidades de los más de 18 mil delegados nacionales y extranjeros que participarán de la Cumbre. (Crónica del diario cooperativo OPINION)

Según autoridades de salud, el mayor problema que se enfrentará en Tiquipaya será la demanda de agua potable y mingitorios, ya que sólo los hoteles, escuelas y viviendas privadas habilitadas para dar alojo a los participantes tienen capacidad para dos mil personas.

El Hotel Regina de Tiquipaya, donde se desarrollará los principales actos, sólo cuenta con servicios higiénicos para no más de 200 personas, lo que hace temer que los alojados enfrentarán problemas básicos muy humanos.

El campus universitario de Univalle tampoco cuenta con los suficientes servicios como para abastecer la avalancha de miles de delegados.

Se teme que los servicios básicos no puedan dar abasto a las más de 18 mil personas de distintas partes del mundo y delegaciones nacionales que participarán de la Conferencia Mundial de los Pueblos sobre el Cambio Climático y Defensa de la Madre Tierra, que se inició oficialmente este lunes con la acreditación de los participantes y la realización de varios paneles respecto de los logros de la gestión del gobierno de Evo Morales.

Temores
El alcalde de Tiquipaya, Nazario Espinoza, teme que la falta de estos servicios para las necesidades básicas de las personas pueda convertir los alrededores de la sede de la Cumbre en un gigantesco mingitorio a campo abierto, especialmente de las delegaciones campesinas que sobrepasan las cuatro mil personas acreditadas.
También informó que se realizaron algunas obras de mejoramiento y embellecimiento para una mejor y cálida acogida a todos los delegados del mundo. “La casa es chica, pero el corazón grande. Después de la Cumbre sabemos que Tiquipaya ya no será la misma, será un gran referente mundial que nos obligará a seguir mejorando para otros eventos nacionales e internacionales”, agregó
.

Hotelería
Informes oficiales de la Unidad de Turismo de la Prefectura, confirman que la capacidad hotelera y de alojamiento en la ciudad como en Quillacollo, sólo abastece a dos mil personas, por lo que se habilitó ambientes de algunos establecimientos, unidades militares y centros de acogida de grupos católicos y cristianos.

Se confirmó que la capacidad de hospedaje en la ciudad y municipios aledaños, colapsó por la gran demanda de las delegaciones nacionales e internacionales.

No existe un espacio disponible en los centros de hospedaje, pero tampoco aún se enfrentan problemas de alojamiento de las delegaciones, especialmente de los movimientos sociales, incluso, de los gobiernos invitados, informó el secretario General de la Prefectura, David Herrera.