Páginas vistas en total

domingo, 15 de noviembre de 2015


MARCELO GONZALES YASICH es un hombre valiente. se 
atreve
será sincero Evo Morales cuando repudia lo de París?
he tenido la impresión que Evo en el fondo apoya al terrorismo, sostiene el autor
qué impide a Evo defender la convivencia humana en Libertad y Seguridad?

Este sábado, los bolivianos sensatos de verdad hemos exteriorizado nuestra consternación con las muertes y heridas provocadas a más de un centenar de ciudadanos parisinos por los terroristas fanáticos del Estado Islámico. Esta aflicción de solidaridad no ha sido acogida por el Gobierno boliviano con la misma fuerza, porque, como siempre, los voceros de Evo Morales se limitarán a redactar una nota escueta y casi reservada en la que manifestarán, con una simpleza inexpresiva, su solidaridad oficial con las víctimas. Nos parece lógico que eso ocurra, pero lo que siempre nos ha asombrado es que el Gobierno masista, nunca expresó de forma vehemente su condena contra los grupos terroristas islámicos. Espero estar equivocado, pero alguna vez he pensado que clandestinamente los alienta y justifica.
Es que repudiar estos actos terroristas representa para el Gobierno de Evo Morales una declaración política muy comprometedora. Sólo basta confirmar que, durante estos últimos 10 años de gobierno, el Presidente nunca expresó en nombre del Estado una posición política clara de repudio a las dictaduras orientales y antidemocráticas que han sometido a sus pueblos, como fue el caso de Libia; que siendo un despotismo ha gozado del total beneplácito del Gobierno boliviano; así como no ha dudado en apoyar al Gobierno sirio y alabar sus acciones autoritarias y unilaterales que han derivado en el éxodo masivo de sirios por todo el mundo. Así también durante mucho tiempo el Gobierno boliviano ha mantenido relaciones intensas con países gobernados por tiranías insoportables, como es el caso de Corea del Norte, así también con las teocracias absorbentes como la de Irán, país islámico que estimula y financia actos terroristas a lo largo y ancho del mundo occidental.
Entonces queda claro que el Gobierno boliviano nunca expresará una condena precisa y tajante contra los actos del terrorismo islámico, de la facción que sea. El presidente del Estado Plurinacional de Bolivia nunca adoptará una posición contundente y de repulsa; así como lo han hecho en horas pasadas, los presidentes americanos y europeos que no están alineados con el socialismo del siglo XXI. ¿Qué es lo que impide a nuestro gobierno actuar en defensa de los principios básicos de convivencia humana e inspirar las premisas que permiten vivir a los seres humanos en libertad y con seguridad? ¿Acaso será porque los terroristas, principalmente musulmanes, obran en este mundo con el apoyo de gobiernos dictatoriales y tiránicos con los que el Gobierno de Bolivia mantiene relaciones estrechas y misteriosas?
El Gobierno de Evo Morales ya debería sintonizar con la cordura y declarar públicamente su reproche contra los grupos terroristas islámicos que provocan tanta muerte; y también romper con los gobiernos totalitarios y teocráticos que alientan estos actos bárbaros. También ya le convendría evaluar su posición contra el terrorismo y dejar de distraer a la población con sus clichés tan mediocres, porque de persistir en el discurso de que para el socialismo del siglo XXI existe sólo el “grupo terrorista capitalista que es el que provoca toda esta barbarie, tanta pobreza y discriminación en este mundo”, los resultados le podrían ser adversos. Cuidado, el pueblo boliviano puede que termine encontrando sinonimias en las actitudes de su gobierno con los propósitos malsanos de las dictaduras orientales que estimulan el terrorismo.