Páginas vistas en total

martes, 17 de noviembre de 2015


INJUSTICIA DE EVO MORALES

UNICO EN AMÉRICA QUE NO CUMPLE LA LEY en favor de las víctimas de los militares.

Columnista de El Deber, es la única que reclama en tono firme en favor de las víctimas de la Injusticia que comete concientemente el Gobierno de Evo Morales o deberíamos escribir el Desgobierno del MAS.

A pesar de estar viviendo un periodo de vida democrático, con equidad y justicia, poco se dice de la valiente resistencia representada por organizaciones populares, sindicales, partidos de izquierda, estudiantes, docentes y periodistas que lucharon por 18 años, desde 1964 hasta 1982, para lograr la “libertad, democracia y justicia”, resistiendo a las dictaduras militares. Actualmente esos hombres y mujeres que han sobrevivido a ese período nefasto de nuestra historia se han unido para solicitar que se cumpla la Ley 2640, por crímenes de lesa humanidad, que el Derecho Internacional establece para las víctimas de tortura y malos tratos, con una indemnización justa y adecuada, así como atención médica y cuidados apropiados. 

Varias organizaciones de víctimas de las dictaduras militares revelan que, entre todos los países, solo Bolivia no ha cumplido con el espíritu de la Ley 2640, violando sistemáticamente la Resolución N° 60/147 de NNUU, que establece la obligación de reparación integral y recuperación de la ‘memoria histórica’, considerando que la tortura, el asesinato, la desaparición forzada, la prisión y el exilio están reconocidos por la ley como crímenes de lesa humanidad que no prescriben con el tiempo. A los personeros del Gobierno no les basta que se les presente fotografías o notas periodísticas con nombres y fotos; solicitan pasaportes, testigos o certificados médicos que verifiquen los hechos, pedidos imposibles de presentar porque, en momentos de desesperación, algunas personas salían semidesnudas, ocultas en cajas, ataúdes o en diferentes transportes. 

Estas agrupaciones consideran que no pueden quedar sin el resarcimiento legal las mujeres que sufrieron persecución, tortura abyecta y degradante, vejámenes y violaciones, así como los varones que padecieron persecución y tortura y todavía sobreviven arrastrando secuelas sicológicas. Los que han sobrevivido no merecen vivir en la miseria o perecer sin la debida reparación, por lo que los dirigentes esperan que se reabra y se revisen los expedientes de los aproximadamente 3.500 que fueron rechazados, que se investigue dónde están los desaparecidos y que el Estado Plurinacional responda con seriedad, compromiso y responsabilidad política