Páginas vistas en total

lunes, 21 de marzo de 2011

UN PELIGROSO HISTRIÓN LLAMADO GADDAFI

    El capitán de transmisiones Muammar Al-Gaddafi llegó al poder por un golpe de Estado de jóvenes oficiales cuya cúpula formó el Consejo del Mando de la Revolución, que le eligió líder de la revolución por no pertenecer a ninguna de la mayores tribus del país lo que habría provocado el rechazo de las demás. Durante años su número dos fue Abdelsalam Jaloud miembro de la tribu más importante del país, los Magarha, lo que le inhabilitaba para ser el número uno. Rápidamente el coronel Gaddafi, ascendió en el acto, eliminó la resistencia en el seno del nuevo régimen, creando un aparato represor de varios servicios de seguridad e inteligencia, en competencia por demostrar ser los más bestias.
    Poco a poco fue dando protagonismo a sus hijos, que rápidamente sustituyeron a los hombres más próximos y sólo los que aceptaron la nueva situación mantuvieron sus posiciones en el régimen, que se había convertido en una especie de finca hereditaria de 1.750.000 km2 y 6 millones y medio de habitantes. Al aparato represor se unió una eficaz estructura de recaudación para llenar las arcas de la familia y engrasar las lealtades de amigos y aliados.
    Estuve en varias ocasiones con el líder de la revolución del primero de septiembre, su título oficial, pues no es Jefe de Estado, en actos oficiales del Cuerpo Diplomático acreditado en Libia, y a la impresión que el mundo entero tiene sobre el personaje, su histrionismo, exhibicionismo e histerismo, pudimos comprobar, personalmente quienes estuvimos en su presencia, que se trata de un personaje sanguíneo, iracundo, teatral, exagerado, irascible, vengativo, cambiante, inestable, narcisista, egocéntrico, megalómano y violento. Un orate de mirada perdida.
    Así se entienden un poco mejor sus amistades peligrosas y sus alianzas con lo peor de cada casa, terroristas y regímenes sanguinarios. Financió, apoyó y adiestró al IRA, las FARC, a ETA, fue protector y aliado de monstruos como Abu Nidal, Georges Hawatmeh, o su relación atormentada de enfrentamientos y apoyos al terrorista venezolano Ilich Ramírez Sánchez, alias Carlos o el Chacal, y muy especialmente del Ahmed Jibril, cuya red terrorista fue esencial para el atentado de Lockerbie en el que que asesinó a 277 personas. Este es sólo un caso, e responsable o cómplice de incontables atentados, muchos hoy por hoy judicialmente irresueltos.
    Gaddafi ha sido varias veces un paria internacional, un apestado, aislado y castigado. Si consiguiese reconquistar el terreno perdido, y permanecer en el poder, podemos estar seguros de que cumplirá sus amenazas. Es capaz de forjar una alianza con Al Qaeda y su rama magrebí Al Qaeda en el Magreb Islámico, facilitarles apoyo logístico, cobertura estatal, armas y paso libre hacia sus vecinos, o incluso Europa. Machacará sin el más mínimo escrúpulo, a los rebeldes y disidentes. Gaddafi se convertirá en una pesadilla para su pueblo, sus vecinos y para Europa. En fin que Al Qaeda tendría un aliado mucho más importante que el Afganistán de los talibán. Sin contar con la desestabilización de sus vecinos, o tratar de inundar Europa con inmigrantes irregulares.
    La resolución 1973 no parece que permita operaciones terrestres, pero sí intensificar la intervención desde el aire, si fuese necesario. En estos momentos intervienen ya los aviones de caza Rafale de la Fuerza Aérea francesa. Éstas operaciones son la última esperanza para los rebeldes libios que luchan por su libertad, y por qué no decirlo, también para sus vecinos e incluso para Europa, pues un Gaddafi enloquecido, furibundo y con la rebelión aplastada, sería una fuente constante de terror e inestabilidad para todos.

    No hay comentarios: