Páginas vistas en total

martes, 18 de enero de 2011

va ganando terreno la tesis de "crisis profunda en el MAS"

La identificación de las dos personas que le pagan los 31.500 dólares a Ignacio Villa Vargas, alias “El Viejo”, por su participación en el caso Rózsa y la filtración del video ha desnudado pugnas internas en el Movimiento Al Socialismo, en la víspera del primer año de mandato del Gobierno de Evo Morales y cuando se anuncia el posible cambio de varios ministros.
"Gente de adentro del esquema del Ejecutivo tendría acceso a ese tipo de información, lo que sugiere que fue un alto funcionario o ex funcionario del Ministerio de Gobierno el que hizo pública tan delicada información, a sabiendas de sus efectos", dijo el sociólogo Juan José Ayuviri.
Para el Gobierno, el tema se convirtió en una brasa caliente y para la oposición en un regalo atrasado de Navidad.

Confabulación. El diputado opositor, Moisés Salces, sugirió ayer al presidente Evo Morales mandar a investigar al vicepresidente Álvaro García Linera y a otras autoridades del entorno presidencial por el video “confabulador” en el que se observa a Ignacio Villa Vargas, “El Viejo”, recibiendo 31.500 dólares como supuesta compensación a su huida de Bolivia.
“El Presidente debe ver quién lo rodea y hacer una investigación a todos. Es una confabulación que se hizo en su contra con el video. Debería mandar a investigar desde su Vicepresidente para abajo”, afirmó.
Asimismo, el gobernador cruceño Rubén Costas, dijo que el video “prueba la injerencia del Gobierno en el supuesto caso terrorismo”.
El sociólogo dijo que se trata de un golpe para tumbar a Sacha Llorentty, un ministro muy cuestionado por su participación en Caranavi y sugiere que el ex viceministro de Gobierno, Gustavo Torrico, pudiera saber algo.
Torrico enfrenta un proceso penal por alzamiento armado junto con el espía alemán Dirck Schmidt.

Gobierno. Desde Cuba, donde se encuentra en una gira, el vicepresidente Álvaro García Linera dijo que la Fiscalía estudia la procedencia "y lo que está detrás" del vídeo sobre el supuesto soborno a un testigo clave en el caso de terrorismo que se investiga en el país.
"Ese video tiene que ser objeto de una investigación, de lo que sucedió, por qué se dio", dijo.
Asimismo, el ministro de Gobierno, Sacha Llorentty dijo que Ignacio Villa , no es testigo clave -como lo considera el fiscal Marcelo Soza- "es una persona acusada en este proceso" y aseguró que cualquier abogado conoce la diferencia, "entre lo que es un testigo y lo que es un acusado. Ni siquiera imputado, acusado", remarcó.
A su juicio, no es la primera vez que suceden estos hechos y recordó que los "sediciosos" tenían jueces a su cargo, como Tapia Pachi, que han tratado de desatar una pugna de competencias y jurisdicción y han tratado de desprestigiar a los policías que participaron en los operativos.

Los infiltrados. La identificación de Carlos Núñez del Prado como la voz que le entrega el dinero a Ignacio Villa provocó una conferencia de prensa del Defensor del Pueblo, quien confirmó que éste renunció al cargo el 14 de enero, un día después de la difusión de la cinta.
El que aparece filmando fue identificado como Edson Ali Espinoza, quien según publicaciones periodísticas, es cercano a la gestión del ex ministro de Gobierno, Alfredo Rada.
Sobre éste tampoco hay pistas como de Núñez del Prado, de quien, según Migraciones, nadie solicitó el flujo para saber si huyó del país.
Tampoco aparece el fiscal Marcelo Soza, encargado de las investigaciones. En su lugar, el fiscal Edwín Mollinedo dijo que todo se aclarará cuando él llegue de vacaciones.
Mientras tanto el diputado opositor, Carlos Subirana, pidió conformar una nueva comisión para investigar el caso, pero el presidente de la Cámara de Diputados, Héctor Arce, la desestimó porque ya hubo una anterior que emitió sus conclusiones y porque el caso se encuentra con acusación formal.

No hay comentarios: