Páginas vistas en total

lunes, 27 de diciembre de 2010


La Confederación de Choferes de Bolivia determinó ayer un paro general indefinido del transporte público, medida de presión que entraría en vigencia desde las cero horas de hoy en rechazo al incremento de la gasolina y el diésel.

En conferencia de prensa, el secretario ejecutivo de la Confederación de Choferes de Bolivia, Franklin Durán, dijo que el llamado al paro general fue decidido por su directorio, reunido de emergencia tras conocerse la aprobación del Decreto Supremo 0748 que encareció en gran magnitud los precios de los carburantes.

“Éste es el regalo de Navidad que nos ha dado el Gobierno a los choferes y a toda la población. El paro general indefinido se cumplirá en todos los departamentos desde las cero horas de este lunes (hoy)”, dijo Durán tras el fracaso de la reunión que sostuvieron la tarde de ayer con varios ministros de Estado.

La dirigencia de los hombres del volante convocó para el martes 28 a las federaciones de los choferes del país a una asamblea de emergencia en la sede de gobierno para asumir diversas medidas de presión frente a la vigencia del “gasolinazo”.

Ante la determinación del transporte público, movilizó a los ministros de la Presidencia, Oscar Coca, de Obras Pública, Wálter Delgadillo, y de Economía, Luis Arce Catacora, quienes se trasladaron hasta la sede sindical de los choferes, situada en el edificio Mariscal de Ayacucho para evitar esta medida de presión y explicar los alcances de la medida gubernamental. No obstante, fracasaron en su intento de persuadir a los dirigentes.

“En adelante no podremos prestar un servicio más eficiente. Con esta alza del combustible está dejando a muchos compañeros del transporte sin fuente de trabajo”, argumento el máximo dirigente de la confederación de choferes.

Señaló que no aceptarán la imposición de los nuevos precios de los combustibles que lamentablemente afectará a la población en su conjunto. “Este ‘gasolinazo’ tendrá su efecto inmediato en los precios”. dijo.