Páginas vistas en total

miércoles, 29 de diciembre de 2010

El mensaje presidencial de esta noche ha sido básicamente una confesión implícita de la quiebra de las finanzas públicas y un envío de señales hacia las Fuerzas Armadas y la Policía. Veamos:

* Si se suman las prebendas ofrecidas por Evo Morales a distintos sectores, como el proyecto de riego para los pequeños municipios o las ofertas de reconversión vehicular a gas, vemos que esto apenas suma 50 millones de dólares. Lo demás son promesas a cumplirse recién dentro de un año, como el “doble aguinaldo” para diciembre de 2011 o la “tractorización” para el 2012. La realidad es que el grueso del dinero recaudado con la eliminación del subsidio a los combustibles irá a nivelar las cuentas públicas. Esa es la verdadera nivelación. Evo ha dicho que está “cuidando la economía nacional”, pero más parece estar cuidando la economía de la burocracia.

* Otra interesante confesión del presidente es la que reconoce la petrodependencia con Venezuela, con 660 millones de dólares adeudados entre el 2009 y el 2010 por compra de diesel. Al parecer, parte de la razón de este ajuste fiscal sería cumplir las obligaciones económicas con Venezuela. Es decir, que el dinero seguirá fluyendo hacia afuera.

* Por otra parte, el gobierno habla de un “sinceramiento de precios” pero los anuncios de Evo son contradictorios con este objetivo, ya que adelantó una amplia gama de subsidios a los alimentos.

* El presidente atribuyó los rumores de corralito a la oposición, pero esto en realidad fue producido por la crisis de credibilidad de los propios voceros gubernamentales, que se pasaron la semana anterior diciendo que no habría gasolinazo y por lo tanto son incapaces de volver a generar confianza en la población. Como acaba de decir un dirigente sindical de la salud: “En boca del mentiroso todo es dudoso”.

* El nuevo decreto 0758 anunciado por el presidente, fundamentalmente dirigido a aumentar los salarios de las Fuerzas Armadas y de la Policía, muestra a un gobierno que busca reforzar su poder represivo ante una probable escalada de la conflictividad social.

* El mensaje de Evo Morales nos hizo recordar las cadenas televisivas de Goni en febrero y octubre de 2003. Tanto que las palabras finales de “Patria o Muerte, venceremos” tenían un aire de despedida muy similar al de aquel “Dios salve a Bolivia”…(Publicado a las 22.20 del 29.12.2010 por Mandrake en www.eju.tv)

notishots@gmail.com