Páginas vistas en total

sábado, 24 de enero de 2009

somero análisis de un mensaje presidencial que al parecer no es tomado en serio por el autor

Acerca del informe del Presidente de la República
Hay ciertas obligaciones, aparentemente secundarias o meramente formales, que los dignatarios de Estado deben cumplir, por ejemplo, presentar sus informes ante los órganos que representan al pueblo, por escrito. Hablar mucho, en la proyección ilimitada de los largos estilos oratorios, sin pruebas, documentos ni estadísticas verificables, es, de algún modo, no tomar en serio esa obligación.

El Primer Mandatario, cumpliendo un deber con el pueblo, presentó informe ante el Congreso Nacional de un año más de su Gobierno. Repitió la estrategia de los largos, detallados y reiterativos discursos. Cuatro horas, aquí o en cualquier lugar del mundo, excepto en la Cuba de Fidel Castro, es una exageración. Claro que el líder de la Isla caribeña, es un intelectual con una formación filosófica, histórica, política e incluso económica, digna de respeto.La economía, contrastada con el pasado inmediato, no es mala, el crecimiento del Producto Interno Bruto fue mayor al cinco por ciento; la balanza de pagos favorable, no tanto por el aumento de las exportaciones como por la subida de precios de lo que vendemos en el extranjero; como consecuencia del aumento de ingresos hubo un superávit fiscal; la inflación es creciente, pasa los dos dígitos. Lo que parece más sólido y esperanzador, en relación con los desafíos externos, es la cantidad de reservas que hay en el Banco Central.A propósito de los siete mil millones y algo más de dólares, acumulados en la entidad bancaria estatal, es importante reiterar, acerca de las obligaciones del Gobierno, para que estos recursos sean administrados conforme a las leyes vigentes y a los fines preestablecidos. No es correcto utilizarlos, sólo en la proyección coyuntural o improvisada de ciertas ideas estatizantes. Todas las empresas del sector público deben existir en base a su propio esfuerzo. El modelo impuesto, será, precisamente, porque es más productivo y útil a la sociedad. Sería imperdonable que se sacrifique a la gente para mantener entidades ineficientes y deficitarias.El informe que comentamos, en la línea del estilo que caracteriza a los gobiernos populares de este tiempo fue, proponderantemente, político, es decir, análisis, juicios de valor y conclusiones, con fuerte contenido subjetivo. Muchos aspectos fueron encarados dentro de las propias ideas, presunciones y deseos del Jefe de Estado. Los discursos improvisados, pueden demostrar la capacidad de los actores para expresar fluidamente ideas y conocimientos, pero, casi siempre, sirven para pasar por alto o no dar la debida importancia a documentos, cifras y pruebas verificables.La tendencia opuesta, dura, contra los Estados Unidos, se repitió con denuncias y acusaciones reiterativas. Esta vez, el Presidente, también criticó a la Unión Europea, supuestamente, enemiga de la integración de los paises latinoamericanos. Evo Morales no pierde la oportunidad para asumir la dirección de América Latina. No es la primera vez que se enfrenta a las grandes potencias del mundo, en una proyección que rebasa los límites bolivianos. Los representantes de Estados Unidos y de la Unión Europea abandonaron el recinto, donde el Presidente cumplía su misión de informar al país, acerca de lo que su Gobierno hizo o dejó de hacer en los tres años que administra el país.(Editorial del diario OPINION de Cba.)