Páginas vistas en total

jueves, 22 de enero de 2009


un nuevo incidente entre USA y Bolivia cuando el más alto funcionario estadounidense se retiró del Congreso en medio del discurso presidencial por una nueva denigrante alusión a los EEUU. el texto y la foto de Carlos Valdez de Associated Press


El presidente Evo Morales, que comenzó su gobierno con la promesa de "cocaína cero", admitió en su tercer informe anual al Congreso que no podrá acabar con la fabricación y tráfico de la droga.
También pidió a sus opositores no hacerle "zancadillas" a sus negociaciones con Chile en busca de una salida soberana al océano Pacífico.
"Dijimos el primer año: nunca habrá coca-cero, pero tampoco habrá libre cultivo de coca, pero sí debemos apostar por cocaína cero. Después de tres años de presidente, siento que es difícil llegar a cocaína-cero", dijo el mandatario en su informe de poco más de cuatro horas al Congreso.
Morales también manifestó su creencia que es posible lograr una salida al mar para Bolivia en negociaciones amistosas con Chile, pero señaló que sus opositores buscan frustrar las esfuerzos después que ambos gobiernos aceptaran negociar una agenda de 13 puntos, que incluye el asunto marítimo.
"Debemos pensar en Bolivia y no estar poniendo zancadillas cuando este gobierno podría recuperar el mar para los bolivianos", sostuvo.
Justificó la expulsión del embajador de Estados Unidos en La Paz en septiembre por sospechas de injerencia en asuntos internos. Dijo que el gobierno de ese país actúo con "doble moral" porque dice defender la democracia "cuando quiere terminar con mi gobierno".
La agencia antidroga de Estados Unidos, DEA, también tuvo que abandonar el país después que el gobierno la acusara de espionaje.
Morales expresó que con la asunción del presidente Barak Obama las relaciones podrían mejorar y una señal sería la expulsión del ex presidente boliviano Gonzalo Sánchez de Lozada acusado de la muerte de 63 personas durante protestas sociales y quien vive en ese país.
Kris Urs, el diplomático de más alto rango de la embajada estadounidense en La Paz, abandonó la sesión en protesta por la alusión del mandatario.
"Estoy muy molesto, son intolerables esas acusaciones infundadas y falsas. Hace unos días, (Morales) dijo que confía en mejorar las relaciones con Estados Unidos pero después sigue acusando. Lamentamos que siga usando a mi país como una ficha en su política interna", dijo Urs a los periodistas al salir del Congreso a medio informe del mandatario.
Morales explicó que en los tres años anteriores logró erradicar 17.000 hectáreas de coca en concertación con cocaleros del Chapare de los que aún es líder, pero se quejó de los labriegos de otras regiones que están sembrando coca sin control.
Reconoció que los decomisos de cocaína y marihuana se dispararon a 60.000 toneladas, el doble de cuando llegó al gobierno. Explicó que es porque "Bolivia se ha convertido en país tránsito" de la droga de otros países.
Según la oposición, la producción y comercio de cocaína creció en la gestión de Morales y citan como evidencia el incremento de los decomisos.
En informes anteriores, el Departamento de Estado de Estados Unidos dijo que bajo la influencia de los cocaleros, Morales revirtió las políticas de erradicación de anteriores gestiones, pero el gobierno asegura que su estrategia de "control social" permitió el menor crecimiento de coca en 2007, de sólo 5%, en relación a Perú y Colombia que tuvieron un incremento mayor ese año.
Un informe de Naciones Unidas señaló el año pasado que los cocales en Bolivia crecieron a 28.900 hectáreas de las cuales sólo 12.000 son legales y están destinadas a usos permitidos.

1 comentario:

serg dijo...

votar por el No es..... http://fotogeniacine.blogspot.com/