Páginas vistas en total

viernes, 11 de noviembre de 2016

el mayor diario del mundo. TNYT, publica varios artículos en su boletín semanal en castellano, dedicados al fenómeno Trump y explica aspectos del Presidente, no del todo conocidos, como éste.

Donald Trump capturó el apoyo de miles de votantes blancos que se sentían intranquilos con los cambios económicos.Credit Eric Thayer para The New York Times
Donald Trump capturó el apoyo de miles de votantes blancos que se sentían intranquilos con los cambios económicos.Credit Eric Thayer para The New York Times

Donald Trump, el magnate que llegó al poder con su reflejo del hombre común

Donald John Trump desafió a los escépticos que decían que nunca contendería a la presidencia y también a los veteranos políticos que se mofaban de su campaña improvisada.
Atacó las reglas de la política estadounidense al señalar a grupos para que fueran víctimas de escarnio debido a su raza o religión, y atacó la legitimidad del proceso político.
Ignoró las convenciones del civismo más elemental, recurriendo a la vulgaridad y a las humillaciones en contra de sus oponentes políticos y críticos en los medios.
Y, en un último acto de desafío, Trump salió victorioso, convocando a una marejada de apoyo de blancos con menor educación y desplazados por cambios en la economía y con una resistencia férrea a los cambios de tono cultural y racial del país.
Con su victoria, Trump le dio quizá la mayor sacudida al sistema político de la historia moderna de Estados Unidos y abrió la puerta a una era de extraordinaria incertidumbre en casa y alrededor del mundo.
La campaña que lo llevó al umbral de la Casa Blanca reprodujo un patrón familiar de la vida de Trump, pero en una escala monumental.
Hijo de un acaudalado desarrollador de bienes raíces de Queens, Trump, de 70 años, pasó décadas tratando de conseguir aceptación social en los círculos exclusivos de Manhattan y buscando, a veces de manera desesperada, persuadir al resto del mundo para que lo vieran como un gran hombre de negocios. Sin embargo, las élites y los líderes políticos a menudo lo recibieron con desdén burlón.
Trump se presentaba como un defensor del hombre común —una persona de gustos poco refinados pero con un peculiar atractivo popular— y desempeñó el papel con toda extravagancia, primero en los tabloides de Nueva York y después en televisión. Se convirtió en un erudito en todos los temas, despotricando contra la delincuencia en Nueva York y el comercio internacional y la legitimidad de Obama como presidente, a veces en términos incendiarios.
Trump anunció oficialmente su campaña presidencial el 16 de junio de 2015 en la Trump Tower en Nueva York.Credit Todd Heisler/The New York Times
Su candidatura se desarrolló casi del mismo modo: impulsada por la furia de un marginado agraviado, más alineado con las sensibilidades de los trabajadores blancos que con sus iguales en la sociedad.
En el primer día de su campaña, el 16 de junio de 2015, Trump comparó su búsqueda por el éxito en Nueva York con su ingreso a la arena política.
En un discurso ante una multitud compuesta principalmente de periodistas en el vestíbulo de la Trump Tower, Trump mencionó que los analistas políticos habían predicho que “nunca podría competir”. Segundos más tarde, recordó que su padre, Fred Trump, lo había instado a no competir nunca en “las grandes ligas” de Manhattan.
“‘No sabemos nada de eso. No lo hagas’”, dijo, citando a su padre. “Yo dije: ‘Tengo que adentrarme en Manhattan. Tengo que construir esos enormes edificios. Tengo que hacerlo, papá. Tengo que hacerlo’”.
Impulsado por esa misma ambición sin límites, la candidatura de Trump estuvo marcada por incontables tropiezos y errores, desde los discursos groseros y dispersos que pronunciaba a diario hasta las acusaciones de abuso sexual que parecieron paralizarlo en las últimas semanas de la carrera. Ningún otro candidato de la historia había insultado con tanta libertad ni se había visto tan golpeado por el escándalo, solo para seguir luchando y resultar vencedor.
Trump hizo dos o tres cosas bien que acabaron por importar más que todo el resto. En el ámbito visceral, entendió la dinámica que el liderazgo político de ambos partidos no había visto o había ignorado: principalmente, la frustración descarnada de los electores blancos de la clase trabajadora que apoyaban su candidatura con una fuerza decidida.
Trump repartiendo gorras de su campaña en Los Ángeles, el año pasadoCredit Max Whittaker para The New York Times
Trump los convenció más con pronunciamientos viscerales sobre comercio exterior, guerras en el extranjero y trabajadores inmigrantes, que con promesas electorales. Dejó a sus rivales republicanos de las primarias atónitos ante su rechazo a las políticas convencionales y expuso un enorme abismo entre el programa de recortes fiscales y austeridad fiscal preferido por los conservadores tradicionales y las preocupaciones de las bases del partido.
Ridiculizado por críticos de derecha e izquierda, rehuido por las figuras más respetadas de la política estadounidense, incluyendo cada uno de los expresidentes vivos, Trump equiparó su propia condición de marginado con los resentimientos de la clase blanca.
Hasta los improperios y la incivilidad que consternaban a los guardianes del discurso político parecían no hacer más que estrechar los lazos entre Trump y sus seguidores. Hizo a un lado las normas sociales por considerarlas simple “corrección política”, burlándose de la apariencia física de la esposa de un opositor, criticando ferozmente el matrimonio de Hillary Clinton y esgrimiendo estereotipos de minorías raciales, todo para ganarse el aplauso de su base electoral.
En resumen, Trump se promocionó ante el país como el abanderado de la rabia populista blanca y prometió ante la Convención Nacional Republicana en Cleveland defender “a los obreros desempleados y las comunidades oprimidas por nuestros horribles e injustos tratados comerciales”.
“Estos son los hombres y las mujeres olvidados de nuestro país”, dijo Trump. “La gente que trabaja arduamente pero ya no tiene voz”.
Entonces declaró: “Yo soy su voz”.