Páginas vistas en total

domingo, 8 de noviembre de 2015

manejar "con pinzas el tema de las armas", es cierto que nadie incluyendo Chile, quisiera verse envuelto en un conflicto armado con Bolivia porque de inmediato surgirían los apoyos de Venezuela? de Cuca? de Irán? mientras Chile trataría de invocar otros apoyos para convertir el conflicto de bilateral en multilateral, esto sucedería al primer disparo de fusil. Carlos Mesa muestra que esta amenaza no es de hoy, es de siempre. qué hacer?

El 31 de octubre de 1979 la OEA aprobó la Resolución 426 que menciona que “es de interés hemisférico permanente encontrar una solución equitativa por la cual Bolivia obtenga un acceso soberano y útil al Océano Pacífico”. En sus consideraciones la resolución establecía que “es necesario conseguir, con espíritu de fraternidad e integración americana el objetivo señalado… y consolidar una paz estable… en el área de América directamente afectada por las consecuencias del enclaustramiento de Bolivia”.
Hay dos elementos fundamentales en este documento; la afirmación de que la solución definitiva para terminar con nuestro enclaustramiento forzado es un asunto de interés de todo el hemisferio y la afirmación de que esa solución contribuirá a consolidar una paz estable, fundamentalmente entre Chile, Perú y Bolivia. No se trata de una consideración puramente retórica, tiene que ver con la evidencia de una realidad histórica, una constatación de presente y una proyección de futuro.
La estrategia geopolítica de Chile, en la más pura línea portaliana, estableció una acción expansionista que comenzó con la guerra contra la Confederación Perú-Boliviana en 1836 y tuvo su momento más terrible en la invasión y conquista de territorios bolivianos y peruanos en el periodo 1879-1883.
Durante el Gobierno de Pinochet se instalaron 118.000 minas antipersonales y 1.100 minas antitanques en las fronteras de Chile con Perú y Bolivia en un momento en que se barajaban opciones militares, particularmente con el Perú ante la proximidad del centenario de la invasión de 1879. El proceso parcial de desminado (apenas 19.000 minas desactivadas) no fue una iniciativa de los Gobiernos democráticos chilenos, sino el producto de reiterados reclamos de Bolivia que se concretaron finalmente en la Agenda de los 13 puntos firmada por los presidentes Morales y Bachelet, acuerdo que Chile no terminó de honrar vulnerando la Convención de Ottawa.
En 2011, el ministro de Defensa Andrés Alemán advirtió que sus Fuerzas Armadas son “prestigiadas y preparadas para hacer respetar los tratados internacionales y de precautelar… la soberanía y su integridad territorial”. No fue una amenaza aislada. En 2012, el presidente Piñera afirmó que “Chile defenderá la soberanía de su mar con todas sus fuerzas”, Evo Morales respondió entonces que “No es posible que sus altas autoridades digan que van a utilizar toda la fuerza. En mi percepción, no sólo es una amenaza para Bolivia sino también para el Perú”.
El armamentismo es una constante de ese país. Desde que nació como República ha gastado miles de millones de dólares en una carrera contra potenciales enemigos o simplemente contra sombras. Chile, lo sabemos todos, es uno de los países más armados de América Latina. Las maniobras militares chilenas de sus tres fuerzas de tierra, mar y aire en sus fronteras con Bolivia y Perú son, en consecuencia, parte de una lógica de largo plazo que hace honor al implacable lema del escudo chileno. Chile dirá que este tipo de operaciones es parte de la tarea regular de las Fuerzas Armadas en todo el mundo. Asumamos que lo es. ¿Precisamente a algo más de un mes de conocerse el fallo de la CIJ favorable a Bolivia? ¿Precisamente cuando vuelve a evidenciarse la controversia sobre el triángulo terrestre entre Chile y Perú? ¿Precisamente en la fronteras entre los tres países cuando a Chile le sobran costas para hacer sus ejercicios? ¿Precisamente con la presencia de la presidenta Bachelet en esas maniobras?
En estos días Heraldo Muñoz afirma que su país “no será tímido” para cuidar su frontera. Mientras Bolivia, coherente con la naturaleza de nuestra demanda en La Haya, ofrece un diálogo bilateral paralelo que pueda lograr una solución consensuada a nuestro enclaustramiento forzado, la respuesta son estas maniobras militares. La actitud de Chile de hoy contradice claramente su teórica vocación de paz y de diálogo y, por supuesto, entorpece un camino de distensión de las relaciones entre nuestras naciones. En este contexto es oportuno subrayar que mucho más agresivas e hirientes que unas cuantas declaraciones y unos adjetivos más o menos subidos de tono, son estas maniobras con el desafiante nombre de “Huracán 2015”. Juegos de guerra que ponen en evidencia una vocación, un estilo y un desafío que no contribuye en lo más mínimo a que nuestros pueblos se acerquen a un clima de confianza y respeto mutuos, basado en una genuina vocación de paz.

El autor fue Presidente de la República
http://carlosdmesa.com/