Páginas vistas en total

viernes, 30 de octubre de 2015

no es Carlos Sánchez que repite el plato, ahora es nada menos que El Deber analizando lo sucedido en NY. destaca la presencia de Humberto Roca y de Jacob Ostreicher...aunque no trata a éste como un empresario estafado por un grupo de élite del evismo, y destaca el Diario Mayor la actitud del auspiciador FT que asegura que Evo Morales no es un demócrata. lo que es extraño habiendo sido EMA que pagó el medio millón de dólares por un evento de 4 horas el dia de su cumpleaños.

El seminario sobre las oportunidades para invertir en Bolivia, organizado por el Financial Times, fue un novedoso esfuerzo del Gobierno boliviano por cambiar la reputación del país entre los inversionistas extranjeros. El diario londinense, desde hace poco de propiedad de inversionistas japoneses, pasó una factura por 472.000 dólares por el seminario de cuatro horas de duración realizado en el Four Seasons Hotel, uno de los más lujosos de Nueva York. Los ministros del área económica estuvieron a cargo de informar a unos 130 inversionistas norteamericanos sobre la situación de la economía en el país y luego todo concluyó con una entrevista al presidente Evo Morales, quien vivía su cumpleaños y aprovechó la oportunidad para dar todas las garantías a los inversionistas que desearan llegar a Bolivia a trabajar.

Era inevitable que la ocasión fuera aprovechada por quienes tienen denuncias sobre el supuesto maltrato que reciben los empresarios bolivianos y extranjeros: Humberto Roca y Jacob Ostreicher quisieron hacer escuchar sus protestas, pero no lograron ingresar al salón custodiado por la seguridad del presidente Morales y del propio hotel. Como se sabe, Roca fue presidente de AeroSur, una empresa que tuvo que quebrar en circunstancias difíciles, que el empresario describe como presiones del Gobierno para eliminar a la empresa y dejar espacio a una nueva, la BoA. En cuanto a Ostreicher, la historia es más complicada porque concluye con la fuga del empresario, aunque él mismo diga que se trató de un secuestro por el que llegó a Estados Unidos, pero perdió toda la inversión que había hecho. 

Se trata de casos críticos a los que el Gobierno no ha hecho alusión en el mensaje a los inversionistas que concurrieron a la cita. Pero el mensaje más preocupante sobre el clima de inversiones en Bolivia lo dio el propio Financial Times, que en una separata auspiciada por el propio Gobierno incluyó esta frase: “¿Qué pasará después? Morales puede ser muchas cosas, pero demócrata podría no ser una de ellas”. Un apunte que seguramente será analizado por el Gobierno nacional. 

Por otro lado, las invasiones de propiedades privadas, tanto en la minería del occidente como de predios agrícolas en Santa Cruz, son otro punto en contra que probablemente será resuelto por el Gobierno conforme avance en su aproximación a los inversionistas extranjeros que deben traer el capital que en el país no existe para desarrollar potencialidades económicas. Esta clase de exhibiciones son buenas y dan resultado cuando lo que se ha ofrecido es algo que se da en la realidad