Páginas vistas en total

jueves, 8 de octubre de 2015

en realidad no hay mucho de novedoso en esta crónica de Página Siete, sin embargo cobra actualidad ante el injusto padecimiento que sufre el General Prado Salmón,acusado por el Gobierno en el juicio terrorismo, separatismo, y porque el Gobierno no probó hasta hoy dia, su inocencia en el triple crimen del Hotel Las Américas.

Página Siete /  La Paz
En 2010, el portal WikiLeaks filtró un cable de la Embajada de Estados Unidos en La Paz, con fecha del 29 de abril de 2009, que da cuenta que el país del norte sospechaba que el caso terrorismo en Bolivia fue montado por el Gobierno para armar una ofensiva contra líderes cruceños de oposición. 


El cable fue tomado por el periódico El País de España en diciembre de 2010, cuando publicó una nota titulada: "EEUU sospecha que el Gobierno de Bolivia simuló una trama terrorista”, en la que    describe que la embajada norteamericana, basada en una fuente cercana al caso, tenía información de que los "mercenarios” fueron contratados por los servicios de inteligencia bolivianos.


El reporte da cuenta, más adelante, que estos mismos servicios de inteligencia fueron los que dieron muerte al líder de la célula terrorista al húngaro boliviano Eduardo Rózsa, el húngaro Árpad Magyarosi y al irlandés Michael Dwyer. Posteriormente "sembraron pruebas falsas” y se buscaba emplear a los dos detenidos, el croata Mario Tadic y el húngaro Elod Toaso, para apuntalar el montaje.


El objetivo de estas acciones, según la oposición política que está citada en el cable, eran el entonces presidente del Comité Cívico de Santa Cruz, Branko Marinkovic, el prefecto Rubén Costas y los líderes de la Cámara de Industria, Comercio, Servicios y Turismo de Santa Cruz (Cainco).
 La oposición atribuyó el montaje al vicepresidente Álvaro García Linera y al ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana. Al final del cable se precisa que esta información "no puede ser verificada”.


El cable se contrapone a la versión del Gobierno. El ministro de la Presidencia, el sábado, denunció la existencia de un plan estratégico de desestabilización contra Bolivia impulsado y financiado por el Gobierno de Estados Unidos. 


Indicó que esta situación fue confirmada con la publicación de un libro basado en  información de WikiLeaks, que señala que en 2007 la embajada de ese país en Bolivia urdió un plan para dar un golpe de Estado y asesinar al presidente Evo Morales. 


Con documentos de WikiLeaks, Quintana agregó que en 2007 la Embajada de EEUU instaló un centro de operaciones para llevar adelante el golpe cívico-prefectural, donde el plan A era dar el golpe de Estado y el plan B era asesinar al presidente Evo Morales. Por esta razón, el ministro pidió a la Asamblea Legislativa llevar adelante una investigación.


 La senadora de oposición Carmen Eva González pidió al ministro, a través de una carta, que se incluyan todos estos cables de WikiLeaks en la investigación de la Asamblea Legislativa, de la cual, además, pidió ser parte.



El libro  WikiLeaks Files, sobre el cual basó su denuncia Quintana, fue escrito por Alexander Main y Dan Beeton, quienes el miércoles rechazaron la versión de que EEUU tenía previsto organizar un golpe de Estado contra Evo Morales o planificar su asesinato, según publicaron ambos en la cuenta de Facebook del Center for Economic and Policiy Research (CEPR).
Lo que dijeron  Quintana y Gonzales
Magnicidio "La Embajada de Estados Unidos, en 2007 instaló un Centro de Operaciones para llevar adelante el golpe cívico-prefectural para aplicar el plan A, que era el golpe, y el plan B, que era el asesinato del presidente Evo” denunció el sábado el ministro de la Presidencia Juan Ramón Quintana basado en un libro de Alexander Main y Dan Beeton.
  Desmentido Los autores del documento rechazaron la versión de que Estados Unidos planificó el asesinato del Presidente o un golpe.
 Interpretación El presidente de la Cámara de Senadores, José Alberto Gonzales, admitió ayer que se hizo una interpretación. "Evidentemente  (en el cable de la embajada) no le dice  hay que matar al Evo o mándenme plata para comprar una pistola y matarlo a Evo, no dice pues eso como muchos pretendían, eso no existe”, dijo.