Páginas vistas en total

domingo, 12 de octubre de 2014


José Maria Bakovic "de colores"

Cuando conocí a José María el saludo fue "de colores".  un saludo convencional que simplemente quiere decir "en gracia de Dios".o sea,un distintivo acordado entre todos los  participantes de los llamados Cursillos de Cristiandad que por aquellos años crecía de día en día en el Eje Central de Bolivia, siendo la primera vez que desde La Paz, se desprendía un grupo de "rollistas" (conferencistas) y se llegaba a Llallagua, una de las tres parroquias confiadas a la orden de los Oblatos de María Inmaculada, vale decir Catavi, Siglo XX y Llallagua en las que la vida del catolicismo empezaba a cobrar cuerpo.

José María llegó con otros rollistas de los que recuerdo Eduardo Bracamonte, Antonio Ivanovic, Jorge Rojas Tardío, Antonio Cabrerizo, Raymundo Gregoriú, Gustavo Velazco, vale decir de La Paz y Cochabamba para ofrecer sus experiencias y especialmente su fe, eran todos verdaderos apóstoles consagrados a esta nueva institución Los Cursillos que ya habían "revolucionado el movimiento católico de profesionales jóvenes, incluyendo militares y policías" primero en España luego a México, a Colombia, Chile, Bolivia que fue el primero del Continente Sur, gracias a Alfonso Prudencio Claure (mas conocido como Paulovich) trajo su vivencia, su entusiasmo, su enorme generosidad e inteligencia, junto a su esposa también cursillista y con el apoyo entre otros de Armando Gutiérrez Granier el joven obispo paceño pudo expandir rápidamente el movimiento en La Paz, Cochabamba y Santa Cruz.


Ahora bien, los oblatos quisieron que yo mismo, entonces Jefe de Prensa de Radio Pio XII de Siglo XX, participara en el Primer Cursillo con gran alegría y muchísimo entusiasmo, fue entonces cuando conocí a José María y nuestra amistad se prolongó durante varios años, en diversas circunstancias y lugares.

De aquel primer encuentro en un hotelito de Llallagua, salto al último encuentro en el aeropuerto cochabambino. Fue veloz, "estoy fatigado debo correr a tomar el avión y trasladarme a Tarija" en pocas palabras casi con amargura, "me quieren reventar. cuando presentamos un escrito tras otro, Evo Morales pone en actividad a dos, tres, cuatro abogados más. no lo puedo creer. es el cuadro vivo de David contra Goliat", y José María no tenía que expresar mucho más, porque desde Suecia, seguía todo su calvario,gracias al internet y a un sobrino suyo, aposentado en Estocolmo, con quién abrimos un sitio para defender a José María, cuando fue encarcelado en La Paz, por primera vez. En las visitas a Cochabamba nos vimos en el Templo de Colcapirhua y pude conocer a fondo, si se puede decir, del "odio desatado por la bestia contra un funcionario ejemplar, honesto, trabajador y competente" como fue José María, elegido por Evo Morales para volcar su odio, su sed de venganza y sus innobles pasiones hasta llevarlo a la tumba.