Páginas vistas en total

lunes, 25 de agosto de 2014

previo. Jefe de Prensa en C. 13, 1991 pedí a camarógrafos y reporteros dedicarle varios espacios "al peligro público que significa el cableado aéreo en la llajta" lanzamos la iniciativa de hacer desaparecer el bochornoso cuadro de un entramado intolerable y altamente peligroso más visible en las galerías de la 14 de septiembre. autoridades y empresas dijeron que había problemas más urgentes. de ahí que aplaudamos el texto de LTD que se ocupa del tema.

Una excelente iniciativa, de ésas que merecen el apoyo de la ciudadanía, ha sido presentada ante el Concejo Municipal. Se trata de la propuesta de promover con la debida anticipación una campaña dirigida a hacer de Cochabamba una ciudad libre de cables conductores de energía eléctrica. Para ello, se propone que cuando se inicien las obras para renovar la red de agua potable y alcantarillado de nuestra ciudad –lo que es urgente puesto que la actual red ya es del todo insuficiente– se aproveche la ocasión para paralelamente hacer un tendido de cables subterráneos.
La idea no es nada nueva, pues ya son muchas las ciudades de todo el mundo que han optado por esa modalidad. En nuestro continente, sin ir más lejos, ya son muchas las ciudades que han decidido sustituir los cables aéreos por lo subterráneos y están haciendo grandes inversiones para ese efecto.
Desde el punto de vista técnico, estético e incluso económico, las ventajas de una red subterránea de cables están fuera de toda duda. Y si no son más las urbes que optan por esa vía es porque el costo de las excavaciones necesarias es sumamente alto.
Cochabamba tiene la enorme ventaja de que ese gasto tendrá que hacerlo muy pronto, pues de otro modo de nada habrá servido la construcción de la represa de Misicuni. Más temprano que tarde habrá que destinar grandes sumas de dinero a renovar la red de agua potable y alcantarillado no sólo de Cercado, sino de toda la conurbación, lo que ofrece condiciones inmejorables para duplicar el beneficio de la inversión.
Es tan buena la idea, que sólo cabe esperar que sea bien acogida por las autoridades del gobierno departamental, de los municipios y de las empresas involucradas.