Páginas vistas en total

viernes, 11 de marzo de 2011

Fiasco. el público abucheó y el jugador no regresó a la cancha.

Entre silbidos y abucheos de la multitud, el presidente Evo Morales se aleja y desiste de jugar el segundo tiempo. Verdadera metáfora política lo sucedido hoy en el estadio Siles de La Paz, cuando se llevaba a cabo un partido de fútbol entre la selección boliviana del Mundial ´94 contra un combinado de jugadores de clubes paceños, a beneficio de los damnificados por los deslizamientos y otros fenómenos. Como de costumbre, el presidente quiso ser el centro del show pero algo salió mal: cada vez que tocaba la pelota era abucheado y silbado por el público. Al terminar el primer tiempo hizo mutis y ya no se lo volvió a ver. Sin duda, la reacción masiva es un indicador aún más contundente que las tantas encuestas sobre la creciente impopularidad del mandatario cocalero, luego del fallido intento de “gasolinazo”, la inflación alimentaria, el desabastecimiento de transporte y el narco-escándalo. El presidente ya no puede aparecer impunemente ante el pueblo, como ya había pasado semanas atrás en Oruro, de donde tuvo que ausentarse con la rapidez del rayo. La gente le está demandando que, si no sabe jugar, devuelva la pelota. La pregunta es: ¿terminará de gobernar su “segundo tiempo”?

Por no oír al Profeta

El ex vocero y ahora ministro de comunicación, Iván Canelas, ha lanzado la interpretación oficial sobre el sismo de Japón: resulta que el movimiento de placas tectónicas habría sido provocado por el “calentamiento global”, la industrialización y el hecho de que “no escuchen a Evo Morales en el mundo”. Es decir, que la Pachamama se enojó porque no le dan bolilla a su hijo predilecto, el líder espiritual de todos los cultivadores de coca del planeta, y por eso se la agarró con esos nipones tan industrializados…

Comandante fusible

En momentos en que René Sanabria comienza a cantar como barítono en la Gran Ópera Judicial de Miami, se imponía la caída de una cabeza que permitiera aparentar cierta voluntad de combatir la narco-penetración en esferas estatales. Así que saltó el Comandante fusible, general Nina, siendo reemplazado por el coronel Farfán, que al momento de su posesión recibió la orden estricta de “erradicar” de la policía prácticas como “el volteo a los narcotraficantes”.

El fiscal que bajó de las alturas

Se llama Isabelino Gómez y es uno de los “fiscales estrella” del gobierno, suscrito tanto al caso del video-soborno como al YPFB-Catler, los asesinatos de Caranavi y la muerte de Olorio. Fue, también, uno de los fiscales que recientemente citaron a declarar a la sede de gobierno al ex zar antidroga Ernesto Justiniano, en el marco del caso contra Guido Náyar. Desde hoy será el nuevo fiscal de distrito de Santa Cruz, en una nueva muestra del creciente poder del Ministerio Público de La Paz, que por momentos parecer desplazar en influencia a la Fiscalía General emplazada en Sucre.
notishots@gmail.com