Páginas vistas en total

lunes, 7 de febrero de 2011


en pocas horas especulando ganan mucho dinero en el azúcar

Madrugamos, pero ha valido la pena”, afirma Felipe, un vecino alteño que había comprado azúcar en la plaza Germán Busch, en la zona de Alto Lima, junto a su esposa y dos de sus hijos. En total adquirieron cuatro arrobas. Invirtieron Bs 346, vendieron a Bs 125 cada arroba y pasado el mediodía habían ganado Bs 154.

“La gente compra calladito nomás, porque no hay azúcar”, añade Felipe, que debe esperar un mes para adquirir otra vez el endulzante. Hasta hace un mes atrás se podía comprar dos veces al mes.

Felipe no se considera un especulador. “Mire yo no trabajo y esto me ayuda aunque sea un poquito, además hay otras familias que vienen con siete y ocho integrantes, nosotros somos sólo cuatro”.

Para el analista económico Gonzalo Chávez, las colas en Bolivia se convirtieron en una forma de empleo. “La gente que no tiene trabajo aprovecha para sacar alguna ganancia y eso hacen con el azúcar. Estamos viviendo una especie de psicosis después del decreto del 26 de diciembre y producto de ello la inflación y especulación han subido”.

TIENDAS. En la ciudad de El Alto, cada día hay una feria en una zona distinta. El Thanta Khatu, el Sajra Khatu, la feria de la 16 de Julio, la feria de Senkata, la feria de Alto Lima y la feria de la Ceja son algunas de ellas, donde pagando unos bolivianos más se puede comprar azúcar.

En la zona 16 de Julio hay un punto de Emapa, pero unas tres cuadras más allá, una tienda vendía el kilo de azúcar, de Bs 7,50 en Bs 10. El producto lo habían comprado en Emapa. “La gente reúne azúcar y después vende en otras bolsitas a Bs 10 el kilo y Bs 5 la libra”, se quejaba doña Lucía, una vecina de la zona Alto Lima, mientras buscaba el endulzante en la feria de la zona. Lo malo, según los vecinos, es que no hay control de la Alcaldía alteña.

En la Ceja de El Alto se puede conseguir azúcar de Emapa, pero en otras bolsas. El producto es adquirido en el punto que se encuentra al ingreso de Ciudad Satélite y se vende en algunas tiendas de la Ceja. Algo similar también pasaría en la ciudad de La Paz. “Los de la Intendencia nunca aparecen”, dijo Javier, otro vecino alteño, que además confesó que después que subió el azúcar de Bs 5,50 a Bs 7,50 en su casa sólo desayunan, pero ya no toman el té de la tarde.

Sobre el tema, el gerente de comercialización de Emapa, Gonzalo Sejas, admitió que eventualmente familias enteras compran azúcar, pero sólo una vez al mes. “Ahora sabemos que hay intermediarios que están vendiendo en Bs 9 el azúcar, pero corresponde a la Intendencia y Defensa del Consumidor hacer el control para evitar la reventa”, precisó.

Consultado sobre cómo hacen para que los funcionarios de Emapa no lo descubran cuando va con su esposa y sus hijos, Felipe reveló que el secreto es ubicarse después de diez personas. “Yo voy primero, después de unas diez personas se ubica mi esposa, pasan otros diez y viene mi hijo y después de otras diez personas hace fila mi hija”, contó.

El responsable de comunicación de Insumos Bolivia, Franco Grandi, informó a radio Patria Nueva que la pasada semana se comercializaron 600 mil kilos de azúcar en La Paz, Cochabamba, Santa Cruz, Oruro, Potosí y Chuquisaca. Agregó que la prioridad para Insumos Bolivia es llegar con el producto a toda la población del país y combatir el agio y la especulación. Otros 600 mil kilos se venderán también desde hoy lunes en los seis departamentos.

LLEGARÁN A TRINIDAD Insumos Bolivia hizo conocer que a partir de esta semana, se instalarán puntos de venta en la ciudad de Trinidad, Beni. “Por eso le pedimos a la población que ya no hagan filas porque vamos a llegar a todos los barrios del país”, dijo el personero Franco Grandi.

Periodista:Jorge Quispe - La Paz