Páginas vistas en total

miércoles, 3 de noviembre de 2010

la nueva declaración de Nina provoca carcajadas!

El comandante general de la Policía, Oscar Nina, no descartó este miércoles que las dos víctimas fatales del desbloqueo de la carretera La Paz-Caranavi en mayo pasado se hayan suicidado, agregando de esta forma una nueva hipótesis a las que maneja el Ministerio Público para esclarecer las muertes de los jóvenes.

Nina, en una entrevista exclusiva concedida al programa “La mañana en directo” de Erbol con Amalia Pando,pidió no culpar a la Policía por las muertes de Caranavi porque incluso posiblemente podrían haberse suicidado las dos víctimas.

“No nos echen la culpa de los muertos por favor, no tenemos nada que ver con esas muertes”, afirmó Nina, a lo que la periodista Pando respondió: “¿Qué, se suicidaron?”; y el Comandante continuó: “puede ser, no sé, al final las investigaciones determinarán lo que ha pasado”.

Sin embargo, los familiares de las dos víctimas de Caranavi, Fidel Hernani (19) y David Calisaya (18), creen que los policías dispararon a los jóvenes, por lo que iniciaron un proceso judicial contra autoridades del Ministerio de Gobierno y jefes policiales. Aunque ahora Nina piensa que eso es simplemente un justificativo de la denuncia que presentaron en la Fiscalía en su contra.

Los padres de los dos jóvenes “pueden decir cualquier cosa, es una justificación, es una pugna entre nosotros (los policías involucrados) y ellos, pero nosotros hemos demostrado fehacientemente que hemos usado agentes químicos, balines de goma, que no matan”, aseveró.

También indicó que de la esfera de la Presidencia del Estado partió la orden de la intervención policial y que los efectivos fueron a rescatar a miles de personas que estaban atrapadas en el bloqueo en una acción de ayuda humanitaria.

Agregó que el Comando Departamental evaluó la situación que se vivía en el norte paceño tras el prolongado bloqueo de caminos y el plan de intervención, medida que posteriormente fue aprobada por las autoridades superiores, pero sin imaginar que iban a ser recibidos a balazos y dinamitazos.