Páginas vistas en total

viernes, 10 de octubre de 2008

prensa y democracia dos conceptos que van juntos e inseparables para el deber de sta.cruz

No se puede concebir la democracia de espaldas a la libertad de prensa o con menoscabo de la libre expresión del pensamiento. Los pueblos sometidos a la mordaza, por mucho que naveguen en la opulencia, nunca podrán acceder a la categoría democrática que no es sólo teórica, sino que hay que ejercitarla con la más encendida de las vocaciones. En este tiempo y en este país nuestro a merced de tremendos descontroles y de ensoberbecidos sin cura, la democracia, si no está muerta, agoniza penosamente.
El gobierno de Evo Morales no trepida a la hora de descargarle golpes arteros y mortíferos que, con preferencia, hacen blanco en la prensa, en los medios de comunicación, en los periodistas en general, a quienes, desde que se inició su mandato, catalogó como enemigos, sin reconocerles cuando menos su aporte decisivo y valiente para la implantación de la democracia, tras largos años de condenable zarandeo.Inusitada frecuencia revisten las agresiones verbales del jefe del Estado contra los medios de comunicación y sus sostenedores.
Y es tal la malevolencia y tal la asiduidad que imprimen él y su régimen contra la libertad de expresión en todas sus formas y niveles, que hasta parece que así la tiene concebida como parte de su estrategia gubernativa. Arremete, desprestigia, niega credibilidad y ni como dudar que en el ámbito de su intimidad, se ríe a mandíbula batiente de los francos dardos periodísticos, muy seguro desde luego, tras su gruesa caparazón de inmune.
Desde enero y hasta septiembre de este año se tiene contabilizados más de doscientos ataques y agresiones contra los trabajadores de la prensa y medios de comunicación por los que siente el mayor desprecio. La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), reunida hace poco en Madrid, sostuvo que los cada vez más frecuentes ataques verbales de Morales contra periodistas, medios y propietarios, han socavado la libertad de expresión que es la prenda de garantía de la democracia en un estado de derecho.
De espaldas a este juicio que es inapelable en cualquier país libre, el Gobierno pretende imponer un control social en medios y entre periodistas, a través de su proyecto de Constitución Política que blande como si fuese lo mejor que parió Pilatos.Y ese proyecto remarca que la información y las opiniones emitidas a través de los medios deben respetar los principios de veracidad y de responsabilidad. Inobjetable el texto, mas corresponde inquirir sobre quién o quiénes califican los grados de la veracidad y de la responsabilidad. ¿Los gobiernos de turno seguramente a través de sus censores ensimismados y omnipotentes? Vaya dogal al cuello al que se condenaría a la libertad de expresión.Prensa y democracia son complementarios y no pueden responder al arbitrio de los que no encajan en los planos de la verdad.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Great goods from you, man. I have understand your stuff previous to and you
are just too fantastic. I really like what you've acquired here, certainly like what you are stating and the way in which you say it. You make it enjoyable and you still care for to keep it smart. I can't wait to read far more from you.
This is really a wonderful web site.

Also visit my blog :: saffron extract