Páginas vistas en total

miércoles, 1 de octubre de 2008

El escritor peruano Mario Vargas Llosa no podía haber dado un veredicto más grave en estos tiempos de crisis política, al manifestar que el presidente Evo Morales está "acabando" con Bolivia
De la misma manera se refirió al presidente de Venezuela, Hugo Chávez, de quien ha dicho que su caso es todavía peor porque está llevando a su país a una tradición "autoritaria y caudillista".
Vargas Llosa sostiene que las políticas que llevan a cabo tanto Chávez como Morales son concretas, "pero tienen una lectura que las convierte en fantasía". Sostiene Vargas Llosa que Latinoamérica continúa exportando ciertos mitos a las sociedades occidentales, que los materializan "en forma de sueños y utopías, siendo clarísimo en el campo político, como lo demuestra la revolución cubana".
UN MESTIZO HISPANOPARLANETE
Específicamente sobre Venezuela y Bolivia, el escritor ha desmentido que Morales sea un indio como se ha presentado en Europa y ha subrayado que se trata de "un criollo latinoamericano típico, un mestizo hispanohablante, que está acabando con Bolivia, creando problemas monstruosos con la cuestión racial, que antes no existían al nivel de ahora".
"El caso de Chávez -ha proseguido- es más grave, porque en Venezuela, mal que mal, había ya una tradición de cuarenta años de vida democrática, aunque con una corrupción enorme, es verdad. Pero la solución no es volver a la dictadura". En su conferencia Sueño y realidad de América Latina, que ha sintetizado durante su encuentro con los periodistas, recreará la historia de este territorio, sociedad y cultura a través de las mitologías indígenas y la cultura de origen europeo.
Cree que existen dos caras de América, la real que es "objetiva, concreta y también muy dolorosa", y "la fastuosa, brillantísima, llena de imaginación y fantástica". Este hecho se produce desde el mismo momento de la conquista de estas nuevas tierras por parte de los europeos en los siglos XV y XVI y, en este sentido, ha recomendado la lectura de las primeras crónicas que se escribieron.