Páginas vistas en total

lunes, 29 de septiembre de 2008

Un golpe civil?
la fórmula por favor
Nada menos que en la Asamblea General de las Naciones Unidas el Presidente Evo Morales -improvisando como si estuviera en una concentración sindical- ha denunciado que en Bolivia hay un "golpe civil" en marcha... Sus embajadores en todo el mundo repiten lo mismo a coro y con mucha certeza, y eso que no están en Bolivia para saberlo y se enteran por los diarios como cualquiera. Todo el aparato del Estado repite lo mismo: golpe civil. Yo quisiera que alguien me explique cómo se puede dar un golpe de Estado sin apoyo del ejército. Debe existir una fórmula que no conocemos.
Decimos cualquier cosa con el peso de la lengua, sin razonar, sin explicar, sin demostrar. Pura demagogia, puro discurso, pura especulación. Esto del golpe civil es una tontería, porque es obvio que para llegar al poder por la vía violenta hay solamente dos maneras: una insurrección popular o un golpe militar.
Para dar un golpe de Estado no solamente se necesitan armas, sino complicidad del ejército. Es inconcebible un golpe sin el ejército. Quizás por eso el gobierno del MAS se ha dedicado a descabezar repetidas veces a los altos mandos del ejército y de la policía, para desbaratar ese poder institucional del mismo modo que ha hecho lo necesario para anular a todos los otros poderes del Estado. El descabezamiento del Tribunal Constitucional, de la Corte Nacional Electoral, del Poder Judicial, de la Asamblea Constituyente, de la Policía y de las Fuerzas Armadas, va en un mismo sentido: eliminar todo poder que pueda ser una amenaza para el ejecutivo. No ha podido aún con el Senado de la República, pero al paso que va no va a tardar.
Yo quisiera que alguien me explique cómo se puede dar un golpe civil desde el departamento más remoto del país, Pando. ¿Será que desde allá se puede tomar el Palacio de Gobierno por telepatía? ¿Qué tenía en mente Leopoldo Fernández? ¿Será que quería darle tremendo susto a Evo desde Pando para que renuncie? Quizás una insurrección civil en Pando pueda tomar le prefectura de Cobija, ¿pero el Palacio de Gobierno en La Paz? De hecho, ha sucedido al revés: Evo le ha dado el golpe al Prefecto elegido por los pandinos y ha nombrado a un militar en su lugar. ¿Qué tal buena jugada?
Si pensáramos con la cabeza y no con el hígado o con las patas, seríamos un poco más cautos, o más honestos, a la hora de hacer afirmaciones sobre golpes y conspiraciones. Veamos las cosas que son ciertas:
1. Es cierto que el gobierno se enfrenta a una oposición tozuda en 5 de los 9 departamentos del país, y que está tratando por todos los medios de anularla. Los prefectos de la oposición quisieran ver al MAS fuera del poder, y es cierto que van a hacer lo posible para debilitar al gobierno central. No sé si el Prefecto de Pando recién apresado y destituido (¿con qué ley?) es culpable o no de haber provocado el enfrentamiento entre bolivianos. Eso ya lo decidirán las investigaciones de UNASUR y la justicia boliviana (si todavía queda algo de ella). Ahora resulta que el "genocidio" (lo correcto es decir "masacre") ya no son 30 muertos, sino 10. ¿Quién inventó la cifra de 30 antes de contarlos? Evidentemente, la manipulación de la información es parte de la estrategia: hasta hoy no tienen acceso a Pando los periodistas para hacer su propio relevamiento de datos y testimonios.
2. También es cierto que en Santa Cruz están activos grupos de choque ultra-derechistas, como la Unión Juvenil Cruceñista, que provoca enfrentamientos, destruye propiedad pública y agrede a campesinos. Probablemente otros grupos similares de ultra-derecha, quizás no tan organizados, existan también en Beni, Pando y otros departamentos. Es evidente que esos grupos de choque van a salir a enfrentarse a las calles en cuanto tengan oportunidad de hacerlo.
Frente a ellos, los ponchos rojos y otros grupos de choque del MAS tratarán de establecer el equilibrio mortífero. El MAS tiene también sus recursos, no se crea que el gobierno solamente reacciona ante los hechos consumados, también actúa por su cuenta para provocar. No olvidemos tan rápidamente la misión secreta de aquel militar de la guardia presidencial, el subteniente Nava, que hizo el atentado dinamitero en Yacuiba. ¿Qué era eso: golpe civil, golpe militar, terrorismo de Estado?
3. Es cierto, también, que existe un espíritu insurreccional en algunos departamentos, en apoyo de las autonomías, del IDH, etc., pero de ahí a hablar de "golpe civil" hay un buen trecho. Podemos decir con certeza que esos movimientos departamentales quiebran la paz social, entorpecen el proceso de cambio, atentan contra las instituciones del Estado, dañan la economía nacional, crean inestabilidad política, ahuyentan las inversiones... Son acciones de resistencia, de desobediencia civil, de rechazo a las medidas del gobierno central. Ha habido concentraciones multitudinarias en Santa Cruz en apoyo del movimiento autonómico. No se ha visto hasta ahora ninguna manifestación de apoyo al gobierno que sea tan numerosa.
Pero todo ello ya es muy familiar para los bolivianos, no es nada nuevo. ¿O acaso el MAS cuando estaba en la oposición no hizo lo mismo? ¿Cual es la diferencia? Si dejamos a un lado el color político, no hay ninguna diferencia entre las manifestaciones, las marchas, los atentados, la destrucción de propiedad pública y el daño a la economía del país, cuando el MAS estaba en la oposición y ahora que está en el gobierno. Se trata de las mismas tácticas desestabilizadoras. La historia se repite: los gobiernos que sufrían los ataques del MAS, decían la mismas cosas que ahora dice el MAS en el gobierno. El mismo lenguaje es utilizado para calificar a quienes causan zozobra en la población, a quienes bloquean, a quienes destruyen edificios del Estado. La única diferencia es que ahora el gobierno dice que hará pagar a las prefecturas los daños... Yo nunca supe que el MAS hubiera pagado los daños de la propiedad pública que hizo destruir cuando alentó movilizaciones violentas en El Alto o en Cochabamba. Que yo sepa, nunca nadie ha pagado esos daños.
Pero volviendo al cacareado "golpe civil"... yo quisiera que alguien me explique cómo los civiles en Santa Cruz o en Pando pueden tomar el gobierno en La Paz. Supongamos que una pandilla de desaforados ataca el Palacio Quemado y lo ocupa... ¿Cuántas horas podría resistir antes de que el ejército o la policía los saque a patadas o a balazos? ¿De qué otra manera se puede dar un "golpe civil"? Por favor, un poco de seriedad.
Es indudable que los opositores de derecha (porque también los hay de izquierda, aunque no se los tome en cuenta) quisieran ver a Evo Morales fuera del gobierno, pero serían demasiado estúpidos como para asesinarlo o sacarlo por la fuerza. Esos dos escenarios son propios de la imaginación febril de la propia gente del MAS y de algún grupito de exaltados neofascistas.
La primera posibilidad, el magnicidio, no haría sino convertir a Evo en un mártir a la altura de Marcelo Quiroga o de Luis Espinal. La segunda opción no tendría éxito, incluso si contara con apoyo militar: Evo regresaría en hombros -como Chávez- al Palacio de Gobierno (y como ya lo he dicho antes, yo aplaudiría su retorno pues quiero que termine el periodo para el que fue elegido).
No va entonces por ese camino el proyecto subversivo de la oposición, ni el proyecto desestabilizador de los gringos. Lo que ambos quieren es que Evo se debilite, que agote todas sus energías en apagar incendios (como sucedió con Carlos Mesa), de manera que no pueda atender los problemas estructurales del país. La oposición de derecha pretende que Evo se desgaste y se desmorone solito, o que para preservar la presidencia negocie y ceda. Es obvio que tendrá que suceder esto último si queremos que termine su periodo en un contexto de relativa paz. (fuente: bolpress. autor cochabambino A. Gumucio vive en Guatemala)

No hay comentarios: