Páginas vistas en total

viernes, 8 de agosto de 2008

Dictadores que ganaron referendos
Mauricio Aira

Cierta desilusión se advierte en algunos compatriotas que se preguntan la razón por la que persiste un cierto apoyo al régimen imperante, al menos en teoría y por obra de las encuestas que por otra parte, sabemos cómo y en cuánto se equivocan en la realidad por un fenómeno tan cambiante que es propio de la ideosincracia boliviana, por ello resulta útil y saludable mirar un poco atrás y comprobar que dictadores y tiranos como Pinochet, Franco, Hitler tuvieron apoyo popular en su momento que ése apoyo fue más o menos prolongado y que poco a poco fueron develándose sus maldades y el pueblo que los aclamó los llegó a deponer, juzgar, condenar habida cuenta que la verdad siempre termina por vencer sobre la mentira, el amor sobre el odio, la construcción positiva sobre la destrucción y la infamia.

El ejemplo más próximo es el referendum que ganó Pinochet en septiembre de 1980 con el 67% para introducir la nueva Constitución, hoy llamada con ignominia “la constitución pinochetista”, cuyo texto había sido discutido entre la Junta Militar y la Oposición de entonces. Se introdujeron 54 enmiendas y finalmente 9 años más tarde fue aprobada con el respaldo de 85% de los electores que por segunda vez legitimaron la presidencia del dictador. No obstante en 1988 el referendum dió por resultado un 55 a favor de las elecciones y el 43% en contra lo que significó que se convocó a elecciones no pudiendo participar Pinochet como candidato. Aylwin de la Democracia Cristiana fue elegido presidente y Balbín (pinochetista) fue derrotado por un amplio margen. Ya sabemos el destino final del tirano, detenido en Londres al regresar libró una batalla interminable de juicios que demostraron sus crímenes, pero también su enorme corrupción que le llevó a la cárcel hasta que le sobrevino la muerte por enfermedad. (Los juicios persisten contra miembros de la familia Pinochet)

En cuanto a Franco se han escrito decenas de obras que describen el origen, el ascenso al cenit y el ocaso del régimen franquista. Que en su momento contó con apoyo popular? Es inocultable, proclamó defender al pueblo del comunismo. Ganó la guerra dijo alguno aunque perdió la paz. Que los mineros apoyaron al comunismo por la situación de miseria, de peligrosidad, de permanente amenaza, aunque luego como la mayoría de los españoles cerraron un ojo ante el dictador, quién era poco menos que un dios y que muchas cosas las hacía bien, tanto que la Iglesia lo apoyó de mil maneras aunque hace poco arrepentida pidió perdón al pueblo español por el soporte brindado a Franco, valerosos jóvenes católicos participaron en su derrota y la del régimen que le sucedió, vencido por el partido obrero socialista español (PSOE)

El caso de Hitler que siendo austríaco de origen y un oscuro cabo del ejército durante la Primera Guerra logró encaramarse al poder en Alemania y merced al odio a los judíos crear un partido el nacional socialista que proclamaba la supremacía de la raza aria y su innata capacidad de trabajo y disciplina. Fue Hitler que a la cabeza de los nazis desbarató a los bolqueviques, contó con el apoyo de la burguesía alemana y constituyó milicias que intervenían en todo acto político para desencadenar golpizas a los contrincantes y hacerse paulatinamente del poder, al punto que ganó las elecciones y se alió con Paul von Hinderburg hijo de un general prusiano y que siendo presidente de la República tuvo una muerte prematura no sin antes nombrar Canciller a Hitler, fundador del facismo alemán y que le sucedió en el cargo. Para Hitler Hindenburg era un traidor a Alemania, para Hinderburg Hitler era un demente, un fanático, un ambicioso irresponsable.


Como sea Hitler ejecutó programas socialistas prometiendo dar trabajo a todos los alemanes, vivienda, medios económicos hasta alcanzar „una sociedad de bienestar nunca antes pensada. Consiguió que las masas le siguieran ciegamente, mientras repartía prebendas, abría fábricas, construía caminos, mejoraba los niveles de educación y cultura con tal agresividad que todo el mundo estaba feliz de vivir al lado de tal líder, pero ay! Cuando todos los esfuerzos estaban dirigidos a fortalecer a sus fuerzas armadas y preparar una economía de guerra, recién entonces desde los países vecinos se logró percibir…contra quién se arma Hitler? Y se produjeron las primeras escaramuzas en la frontera.

En pleno desarrollo de la Segunda Guerra, cuando ardían los pueblos por efecto de la acción armada y era pan de cada día, la lista de los „héroes fallecidos en combate“ arreciaba la demagógica campaña manipulada por el genio del mal que fue Goebbels, todavía contaba Hitler con el apoyo de los alemanes. El desembarco de los aliados en Normandía y el principio del fin del nazismo descubrieron ante los ojos de aquellos ciudadanos la verdad desnuda, aunque ay! Ya era tarde. Cinco millones de alemanes perdieron la vida entre 1939 y 1944 fuera y dentro de su patria, mientras los crédulos soldados provocaron la muerte de más de 20 millones de soldados y civiles opuestos a Hitler. Recién entonces llegó el arrepentimiento por haber apoyado a semejante monstruo.

Moraleja. Los bolivianos no podemos perder la fe si acaso el resultado del referendum no arrojara los resultados esperados de repulsa al Presidente instigador del divisionismo y el odio en lugar de trabajar por la concordia y el entendimiento entre todos los bolivianos. Día llegará para tal fin.

No hay comentarios: