Páginas vistas en total

viernes, 7 de marzo de 2008

la super reitera acusación de "estafa piramidal" en contra de Roghel

lo inconcebible es que algunas personas, lamentablemente ancianos y mujeres, están siendo utilizadas y lanzadas a huelgas y bloqueos, exactamente como cuando los hermanos arévalo de Finsa intentaban ganar tiempo para poner a buen recaudo parte del dinero de los ahorristas que todavía hasta hoy está desaparecido y pagaban salarios a los desocupados y malentretenidos que realizaron increíble agitación, mezclados con auténticos ahorristas que creían en las incumplidas promesas de los estafadores. marcelo zabalaga el superintendente de bancos ha reiterado sus denuncias y explicado que "las empresas que Goitia dice poséer son ficticias, sólo de papel, no existen" por lo que debería bastar la palabra de la autoridad para volcar las exigencias de los reclamantes hacia el autor de la gran estafa y sus colabores que pronto deberán iniciar acciones legales para cobrar sus sueldos y beneficios. Aquí el texto de la SdeB.

El superintendente de Bancos y Entidades Financieras, Marcelo Zabalaga, informó ayer que “este caso Roghel se trataría de una estafa piramidal”, como ocurrió con el caso Finsa en los 90.
Zabalaga alertó además a los depositantes de Roghel a “volcar toda su energía a exigir que la firma y el señor Windsor Goitia (propietario) y sus colaboradores les devuelvan el dinero (...) antes que desaparezcan”.
Mediante un comunicado, el superintendente explicó que según los avances de las investigaciones en la Fiscalía se tiene como evidencia que ninguna de las empresas que Goitia dice tener en Bolivia funciona, “por lo tanto, son ficticias, de papel”.
Señaló que aunque hay registros de Gemas Bolivia, Generadora de Electricidad, Panadería La Bombita, Casa de Cambios y otras, las mismas no existen físicamente. “Durante tres años han declarado a impuestos nacionales bajo el rubro de sin actividad”.
Recordó que la superintendencia en una reunión con Goitia, en el Defensor del Pueblo, la semana pasada en La Paz, le señaló que debía hacer un depósito como muestra de buena fe, “hecho que no ha ocurrido”.
Actualmente, unos 50 ahorristas afectados por el cierre de la empresa Roghel Bolivia se encuentran en huelga de hambre en Cochabamba y ayer amenazaron con crucificarse desnudos si la superintendencia no levanta la clausura de la empresa.
El ente regulador pidió a los depositantes “que no nos pidan lo imposible, sino que vuelquen sus preocupaciones hacia Goitia”. En los 90, Finsa cerró y sus ahorristas se quedaron sin dinero.

No hay comentarios: