Páginas vistas en total

sábado, 23 de febrero de 2008

seguimiento al caso de las inmoviliarias, esta vez el portal www.hoybolivia.com se ocupa así:

La Superintendencia de Bancos y Entidades Financieras (SBEF) advirtió este viernes a la población sobre las "estafas piramidales" que cometen algunas entidades financieras no autorizadas por el ente regulador y que siempre terminan en quiebra.
De acuerdo con un informe de la entidad reguladora, el proceso de las estafas piramidales es generalmente lento, silencioso en principio, hasta que consolidan la base de los primeros inversores.
A estos, siguen otros y otros que van pagando -con sus depósitos- los beneficios prometidos a los primeros. En este juego, los organizadores de la cadena se van convirtiendo en millonarios porque los beneficios se multiplican según la pirámide va creciendo.
Las víctimas, generalmente pequeños ahorradores, son quienes tienen menos idea de dónde invertir su dinero, dónde guardarlo ó dónde le generará mejor renta, por tanto son seducidos más fácilmente por estas iniciativas de estafa.
Las ideas para poner en marcha una estafa piramidal son, sin duda, novedosas: inversiones en rubros no explorados y, por tanto, "mercado seguro" que, "además", le rendirá dividendos muy por encima del que ofrecen las entidades financieras legalmente establecidas.
El organizador del fraude convence a sus primeros clientes, les paga el dividendo prometido, y los convierte en propagadores de las "bondades" del nuevo negocio.
Los amigos y familiares de éstos harán la prueba y serán otros felices propagadores de los beneficios de "su acertada elección".
Este proceso continuará e irá ganando más víctimas que, al recibir puntualmente sus dividendos, irá construyendo confianza y hasta gratitud con sus timadores quienes, con características de benefactores, van construyendo un ejército de defensores. Este tipo de actividades -en sus primeros periodos de "alto rendimiento"- ocultan hábilmente la intención final. Aparecen oficinas en uno y otro lugar para dar sensación de solvencia, tienen personal que atiende de manera muy diligente, pagan "comisiones" al cliente que consiga nuevos inversores.
En muchos casos, los dividendos logrados son "reinvertidos" en la misma cadena, hasta ejecutan campañas publicitarias intensas por los medios de comunicación para ganar más y más personas que pongan su dinero para pagar a los primeros, segundos y terceros, todos quedan convencidos de la legalidad de sus inversiones; entretanto, las arcas de la futura estafa va engordando hasta el momento preciso del golpe, cuando ya son incapaces de captar más víctimas para sostener la trama.
Algunos casos famosos de fraudes piramidales fueron estudiados y publicados para advertir al mundo de los peligros: el caso de la estafa Ponzi en Estados Unidos, la de Forum Filatélico y Afinsa en España. En Bolivia, todavía está fresca la memoria colectiva con los fatales desenlaces de Finsa, Orcobol y otras que actuaron bajo el disfraz de "inmobiliarias".

No hay comentarios: