Páginas vistas en total

martes, 19 de febrero de 2008

Reality cocalero titula Centa Reck su interpretación sobre un liderazgo distinto

Cocalero fue el germen que incubó a quien estuvo a punto de convertirse en Evo pueblo, pero que desde una línea de "bifurcación", tal como lo diría el vicepresidente, no consiguió captar la voz que emanaba de la sarsa ardiente, para dotar al país de las leyes que puedan garantizar una sostenida y sana convivencia.

Tal es la razón por la que Evo, ungido por el voto, se negó a convertirse en presidente de los bolivianos y se jugó por regresar al círculo de los cocales y el sindicato.

En los momento difíciles se muestra la naturaleza y la fibra íntima que caracteriza a las personas, y esto lo comprobamos ahora que el país se encuentra emplazado por la política con la que el mismo Evo ha sitiado y se ha sitiado a sí mismo.

Por sus propias acciones, Evo, se encuentra ahora ante la coyuntura de cortar el hilo que lo ata a la presidencia, para volver al chapare, entre los cocaleros y los regantes que siguen siendo sus huestes.

Con una constituyente fracasada, en la que Morales se esforzó por exterminar la política en el país, creyendo que podía sustituir el debate político por acciones de corte sindical, sustituyendo el diálogo por la confrontación, la violencia y el uso de la fuerza, medidas con las que Morales intenta reconducir al país hacia el choque y la violencia, mientras sigue satanizando la política.

Ahora que las papas queman, Evo no quiere admitir que no pudo manejar al pueblo boliviano como un sindicato cocalero sumiso, postrado ante sus órdenes y mandatos. Sin comprender el momento político tremendamente crítico que está pasando su gobierno, recurre otra vez a las masas cocaleras para pedirles que se movilicen, que generen caos y violencia, intentando convertirse en un paredón contra el referéndum departamental de Santa Cruz que dará curso a la validación de las autonomías departamentales.

El ejecutivo ha anunciado a su vez que estos cocaleros y los llamados "colonizadores" del departamento de Santa Cruz no permitirán que se lleven adelante las campañas por el estatuto autonómico, al que insisten en calificar de separatista y atentatorio a la unidad nacional.

Evo ha extendido sus amenazas expresando que el pueblo le pide armas para apoyar la introducción forzada de su proyecto. Dijo textualmente que recibe llamadas de noche y de madrugada de sus sectores afines:
"¿Sabe que me dicen? "Compañero Evo, como dirigente te has hecho respetar, ahora como presidente hazte respetar. Y si no puedes, danos armas para hacerte respetar", señaló en la inauguración de un congreso de cocaleros del Chapare, al tiempo de reforzar su comentario: "Siento que la gente está firme para defender el proceso de cambio".

Pero Evo, en realidad ha perdido la brújula y ha comenzado a desandar el camino que lo encaminaba a convertirse en presidente para refugiarse de nuevo en el páramo de los cocales endiosando la hoja llamada "sagrada", que es la materia prima de la que se extrae la cocaína y sus derivados.

Cuando finalizó el contravertido discurso, Morales lanzó en quechua su grito de guerra de dirigente cocalero: "Kausachun coca" (viva la coca).

No hay comentarios: