Páginas vistas en total

miércoles, 5 de septiembre de 2007

El contingente mayor marcha de El Chapare a Sucre

Primero el gobierno habló de 100 mil campesinos, luego rebajaron a 40 mil, ahora señalan que serán 33 mil los que asedien la Capital hasta obligar a los chuquisaqueños a la aceptación del retiro del tema de Capitalidad de la Agenda de la Constituyente. En la marcha, el MAS lo está poniendo todo, dinero, transporte, influencia, todo su "prestigio", y lo más curioso es que la consigna es quedarse hasta diciembre, cuando "supuestamente" debe ser aprobada la nueva CPE, incluyendo la reelección indefinida de Juan Evo que se aferra con todo al poder.
El pueblo de Sucre lleva 22 días con una huelga de hambre pidiendo la incorporación del tema de la Capitalidad en las preocupaciones de la Asamblea que ha convocado para jueves 6 de septiembre a las 10.00 am para programar su trabajo de las próximas semanas. La tensión es grande, no sólo en Sucre, en todo el país. Algunas decenas de periodistas están empezando a llegar a la Capital para quedarse por tiempo indefinido y cubrir lo que venga a ocurrir.

Veamos el texto de lo publicado hace 10 minutos en Granma de Cuba:SUCRE, Bolivia, 4 de septiembre.— Miles de campesinos e indígenas bolivianos marchan hoy hacia esta ciudad capital para celebrar el 10 de septiembre próximo una Cumbre Cultural y Social, en defensa de la Asamblea Constituyente.
Fabio Pérez, secretario del Consejo de las Federaciones Cocaleras de Los Yungas (COFECAY), explicó a Prensa Latina que se trata de una manifestación pacífica y que el único objetivo de esa cita es garantizar que antes del 14 de diciembre, cuando vence su vigencia, ese foro presente al país y al mundo el proyecto de nueva carta magna.
Según vaticinó Pérez, se espera la participación de unos 100 000 representantes de pueblos originarios. La concentración concluirá con una Cumbre Cultural y Social para demandar la unidad nacional, agregó.
Esa reunión respaldará además la idea de que los sectores históricamente marginados en Bolivia, jamás permitirán que las oligarquías fraccionen al país.
Las organizaciones también rechazan las protestas de la oposición en demanda de que la Asamblea valore el traslado a Sucre de los poderes Ejecutivo y Legislativo.
La movilización se produce horas antes de que el Gobierno y los dirigentes cívicos de Chuquisaca, agrupados en el llamado Comité Interinstitucional, inicien deliberaciones sobre el tema de la capital del país.
Sectores progresistas de la sociedad boliviana insisten en la búsqueda de salidas al diferendo y dejar que la Asamblea Constituyente pueda concluir su labor en diciembre próximo, como apunta la ley de convocatoria.