Páginas vistas en total

viernes, 24 de febrero de 2017

Lupe Cajías en texto metrado refiere una anécdota que cae al pelo en el caso de la Zapata y la explicación de Iturri por una entrevista "anónima" que enfureció a los espectadores porque sumo "mentiras a sus mentiras anteriores". Iturri se condena asímismo por el pago recibido.

Cuentan que tertulianos sucrenses prepararon una trampa al célebre Nicolás Ortiz Pacheco, quien siempre los ganaba con sus argumentos. Enviaron a un canillita para que le entregue una nota al medio día en el centro de la plaza para que él no pudiese disimular su enojo al leerla. El papel decía una sola palabra: “mierda”. Efectivamente, al descifrarla no pudo disimular su asombro.

Los amigos lo esperaban ansiosos en la esquina pensando que esta vez el panelista no tendría respuesta. Sin embargo, Ortiz Pacheco los volvió a ganar cuando les replicó:
 - “¿Saben qué es un anónimo?”
 - “Sí”, dijo uno, “una carta sin firma”.
 - “Generalmente un texto infame”, completó otro.

“Exacto”, apuntó Don Nicolás. “Pero hoy he recibido un anónimo al revés. No tiene texto, solamente la firma del que lo envió: “mierda”.
Recordé la anécdota al leer las explicaciones de  Jaime (Jimmy) Iturri para intentar salvar el pellejo después del brulote presentado el domingo pasado con la mejor actriz del masismo, la rubia teñida Gabriela Zapata. Igual que hace tres lustros, cuando tenía otro patrón, otro jefe, y defendía al periodismo sensacionalista, de peladas y escándalos, y sucedió el caso Guiteras.

En este Gobierno, el principio del “secreto de fuente” se presta para esconder otros problemas y otras rivalidades. Ahora resulta que se quiere invocar la Ley de Imprenta para proteger el anonimato de un mercenario que por algún favor muy especial de Régimen Penitenciario accedió a entrevistar a la rea más famosa del país y la vendió a ATB. El rumor es que ese Mr. X más bien pagó a ATB para que Gabriela discursee. Iturri aclara que él sólo la editó. Qué tal.

El Gobierno de Evo Morales ha hecho de todo por destruir al otrora respetado periodismo boliviano: represión, cerco, ahogo económico, persecución institucional, amenazas, llamadas rabiosas, y mucha, mucha compra. Pero este último capítulo es el más estúpido de todos.
Así como se dice que el ladrón cree que todos son de su condición, también los chupatetillas creen que los demás ciudadanos aceptarán sus explicaciones para justificar un formato de entrevista donde no aparece el entrevistador. Y para que la ahora apodada “Chimoltrufia” cuente el cuento del gallo pelao.

Qué veloz la reacción del gobernador Iván Canelas para aplaudir a ATB. Otros masistas están dichosos porque más de miles vieron ese día su canal que hace rato perdió audiencia. Todo vale.

Es sólo un video infame, como todo anónimo. Y es también otro ejemplo sui géneris, como diría Ortiz Pacheco, con firma de ese X, “mierda”, y lo que está ahí detrás.
 
La autora es periodista.

No hay comentarios: