Páginas vistas en total

miércoles, 30 de noviembre de 2016

Karen Arauz le llama benigna "oscurantismo" para asociar con lo que ocurría hace 600 años, ocultándole la verdad al pueblo, también se podría llamar ocultamiento, engaño colectivo, desinformación, falseamiento de la verdad, mentismo oficial esto que hace el MAS ocultando la verdad de día y de noche.


OSCURANTISMO EN TIEMPOS DE CAMBIO

En el Medioevo, allá por los años quinientos, surgió el oscurantismo ligado al rechazo de posiciones antagónicas, sobre todo en dogmas de religión.  Un par de siglos más tarde, se re adoptó el término para expresar el rechazo a los conservadores que se oponían al progreso de la ilustración y de la expansión liberal del conocimiento.  Ya en el siglo XX se dio uso al término, sobre todo para describir el estilo de ciertos autores, que complicaban y ocultaban las cosas, para enmascarar su superficialidad de conocimientos.   Haciendo una ampliación digamos moderna, nos podemos dar la licencia para calificar de  oscurantistas, a los que no admiten siquiera,  la posibilidad de posiciones que vayan contra su dogmática manera de pensar y actuar.

A estas alturas, luego de once años de dominio de una corriente única de pensamiento que se pretendió aplicar en el país, podemos concluir que en Bolivia se gobierna en "oscuranto". Todo aquello que contraponga un pensamiento, una idea o una crítica sobre políticas que reconduzca este proceso que inocultablemente, amenaza con alumbrar realidades sobre el estado de las cosas, no puede ser permitido mucho menos ahora que el mismo Presidente, ha declarado "no estar preparado" para abandonar el poder.

Tan es así, que se ocultan situaciones básicas, como que el agua había desaparecido de las represas. No deja de ser asombroso, que hayan adquirido el reflejo automático de ocultar la verdad para no ser cuestionados pese a que las consecuencias de esa postergación son catastróficas. Nada de lo que se oculta, es para siempre. Y en el momento fatal que el agua dejó de fluir, el acabose se manifestó. Es realmente incomprensible que se pretenda seguir ocultando evidencias, que tarde o temprano, terminan emergiendo brutalmente, sin retorno y a plena luz.

Son tantos los ejemplos de la oscuridad que cubre todo, que ya hemos perdido la cuenta.  Nos acordamos cuando las tropelías se repiten como por ejemplo , los barcos que en diferentes latitudes portando la bandera nacional, son detenidos con droga o con armas. No sirve pedir explicaciones.  Porque ya está claro que no solo no lo dicen por que lo quieren ocultar, sino -más dramático aún- porque ellos mismos no lo saben. Terrible combinación. En el caso de la sí o no presencia de mineras en las faldas del Illimani,  es una fantochada perfectamente interpretada por los jerarcas del poder. Es que de verdad, sino ocasionara tanto daño este modus operando, serviría para hacer libretos de teatro burlesco.

Ya está cansando ver en la prensa internacional el nombre de nuestro país, siempre ligado a temas vergonzantes. Las investigaciones que se están empezando a realizar en  el caso trágico de la caída del avión en Colombia que mató a más de 70 personas, es una muestra de ello. Los bolivianos comunes que nos preciamos de estar relativamente informados, no habíamos oído jamás mencionar la compañía que hacia chárteres transportando sobre todos, equipos de fútbol de un lado a otro en la región. Tenía que sobrevenir esta tragedia, para enterarnos que nada está claro. Que se creó en Venezuela, pero opera desde Bolivia. Hasta un reo chino, si, chino está apuntado como el financiador para la compra de la línea aérea de un sólo avión cuya marca está cuestionada por múltiples accidentes e incidentes que derivó en que los fabricantes descontinuaran su fabricación.  A propósito, ¿alguien sospecha que fue de los BAE que se compró para Transportes Aéreos Militares?

Todo se convierte en cuestionable. Donde sea que uno fija la mirada, son muchas las interrogantes que surgen. Y a mayor profundidad se escarba, más restos tenebrosos se descubren. La desinstitucionalización ha sido tan devastadora, que no existe la mínima posibilidad de encontrar una persona con la moral incólume que se anime a dar respuestas. El ex Magistrado Cusi, se ha convertido en un fantasma  recorriendo  los recovecos donde anidan abogados de toda laya. No hay, no existe ni uno solo que se atreva a desafiar al poder asumiendo su defensa, so pena de terminar como el Dr. León, conviviendo con los gusanos ahí donde lo esconden, como a muchos otros, entre muros y rejas de  ignominia.

Este gobierno se mueve entre las sombras de la falsedad, las verdades a medias, la confabulación, la distorsión desfachatada y el abuso deshonesto de las formas de la democracia.  Evo Morales, ante los restos de Fidel Castro, expresó : "¿ahora quien me enseñará, quien me cuidará?".  Los bolivianos tenemos nuestras propias interrogantes seguramente no tan mediatizadas  y oportunistas como aquella. Es algo que tiene que ver con nuestra propia voluntad, con la persecución de garantías de libertad, con el acceso a la verdad. Está claro que nadie nos cuidó y nadie nos cuidará que no seamos nosotros mismos.  La indefensión está implantada. Las respuestas están radicadas en el instinto de sobrevivencia.

Karen Arauz