Páginas vistas en total

domingo, 7 de febrero de 2016

Andrés Gómez bien informado resume los negocios de Carlos Gil, venezolano paraguayo, palo blanco de capitales chavistas que se ha convertido en un potentado multimillonario en Bolivia y de Gabriela Zapata, ex-amante de Evo Morales y que mueve negocios entre el Estado y China por más de 585 millones de dólares...increíble historia de "las mil y una noches"

En Bolivia hay dos empresarios, Carlos Enrique Gill Ramírez y Gabriela Geraldine Zapata Montaño que tienen negocios millonarios en el o con el Estado en la gestión de Evo Morales en Palacio.
   
Carlos Gill es paraguayo venezolano, vinculado al chavismo. Estudió odontología y tiene inversiones en América Latina en los sectores automotriz, financiero, seguros, hotelería, salud y comercial. 

Llegó a Bolivia en 2008 y fue presentado al vicepresidente Álvaro García por el embajador venezolano de entonces en el país, Julio Montes, según el libro Control remoto del periodista Raúl Peñaranda. 

En poco tiempo, Gill compró las televisoras ATB, PAT y los diarios Extra y La Razón de La Paz, y los vinculó editorialmente con el MAS. El director de noticias de ATB, Jimmy Iturri, anunció el 29 de octubre del año pasado su decisión de adquirir este medio en 4,5 millones de dólares.

En junio de 2014, el empresario venezolano compró del grupo Genesse Wyoming de Estados Unidos el 50% de las acciones de la Ferroviaria Oriental, que presta servicios en Santa Cruz y Tarija con conexiones a Brasil y Argentina.

14 meses después, en septiembre de 2015, Gill compró del grupo chileno Luksic la mitad de las acciones de la Ferroviaria Andina de Bolivia, que opera en Oruro y Potosí y realiza la conexión con Chile. Ambas vías son fundamentales para el corredor bioceánico que unirá el Atlántico con el Pacífico.

El periódico cruceño El Día informó el año pasado que Gill también es dueño de Gravetal, cuya adquisición tiene una curiosa historia que comenzó en el primer periodo de Morales.

La edición de Los Tiempos del 22 de noviembre de 2009 cuenta cómo el MAS planificó la compra de la principal empresa de producción, logística y comercialización de aceite y otros derivados de soya del país.

Según el matutino cochabambino, el Gobierno boliviano decidió la adquisición con un crédito de Venezuela, pero se le adelantó en el negocio el embajador de aquel país, Julio Montes, quien cerró el trato con una suma millonaria con los dueños colombianos.

Sin embargo, en el directorio de la empresa figura Juan Valdivia Almanza, exdiputado por el MAS, que detenta el 5% de las acciones de Gravetal. También estaba como tercer director titular Sebastián Rivero Guzmán, hermano de la diputada del MAS, Susana Rivero Guzmán. 

El 10 de septiembre del año pasado, Sebastián Rivero transfirió el  0,50% de las acciones de Gravetal, equivalente a 1.506 acciones, a  Katarina María Emilia Gumucio Stambuk.

Katarina Gumucio fue delegada presidencial en Cochabamba en la primera gestión de Morales. Hasta el año pasado ocupó la gerencia de Abya Yala TV,  luego fue reemplazada por el exministro de Culturas Pablo Groux. 
Abya Yala TV fue un regalo del Gobierno de Irán al presidente Morales; el obsequio millonario fue recibido por la Fundación Evo. 

De Gill, sus negocios y sus vínculos con el MAS, nos enteramos hace tiempo. A quien no conocíamos era a Gabriela Geraldine Zapata Montaño, una joven (29) y "exitosa” empresaria, abogada y politóloga, y abiertamente declarada militante del proceso del MAS. La conocimos a través de una denuncia de Carlos Valverde. El presidente Morales reconoció que ella fue su pareja hasta 2007 y que tuvieron un hijo que falleció. 

Al margen de ciertas dudas, Zapata comenzó su meteórica carrera, coincidentemente, después de  que conoció al Presidente. Hoy es la gerente comercial de la empresa china CAMC Engineering, que, según el ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, se adjudicó siete proyectos millonarios del Estado por un valor de 556 millones de dólares: 

Compra de tres perforadoras para YPFB (5/2009).
Construcción del Ingenio Azucarero de San Buenaventura (5/3/2012). 
Construcción, montaje y puesta en marcha de la Planta Industrial de Sales de Potasio en el Salar de Uyuni (13/7/2013).
Construcción primer tramo ferrocarril Montero – Bulo Bulo (19/9/2013).
Contrato presa, vertedero y obras subterráneas Proyecto Misicuni (14/8/2014).
Contrato instrumentos de medición Proyecto Misicuni (14/8/2014).
Contrato sistema de comunicaciones, distribución de energía Proyecto Misicuni (8/10/2014).

La cronología realizada por el periodista Wilson García Mérida demuestra que  2013 y 2014 fueron buenos años para Zapata, a tal punto que en un solo día se adjudicó dos contratos.

Algo más, Zapata se adjudicó en 2014 con su empresa Consilium SRL las obras de logística y transporte para el proyecto siderúrgico del Mutún, en los puertos de Tamarinero y Puerto Busch, sobre la Hidrovía Paraguay-Paraná.

Alguito más, Zapata, en su condición de representante legal de la corporación israelí Telemenia, declaró a El Deber, el 30 de octubre de  2013, que se adjudicó en Santa Cruz un proyecto que "consiste en la reconversión industrial de la producción de energía eléctrica en base a fuentes renovables como el bagazo de caña”.
Evo Morales dijo que no volvió a ver a Gabriela Zapata desde   2007 y negó tráfico de influencias.
 
Andrés Gómez Vela es periodista.