Páginas vistas en total

jueves, 31 de diciembre de 2015

claramente preocupante las cifras del balance. el ingreso menor ha sido de 4.000 millones de dólares y la ejecución presupuestaria no llegó al 70% por falta de papel moneda. el déficit a la vista y el tal "blindaje es inexistente". sostiene El Deber de SC

El bullicio creado por el escandaloso manejo de los recursos del Fondo Indígena ha eclipsado la difusión y el debate sobre temas económicos más importantes que siembran dudas sobre la situación del país en 2016. José Luis Parada, un experto informado sobre el estado de la economía, dice que en 2015 la caída de las exportaciones fue por 4.000 millones de dólares y que solo el sector de hidrocarburos perdió 1.800 millones.

Algo se sabía de esas cifras debido al derrumbe del precio de las materias primas que el país sigue exportando sin que llegue la tantas veces prometida industrialización o diversificación de la economía. Pero lo que dice Parada sobre las finanzas públicas es algo de lo que no se sabía, debido a la reserva con que son tratadas esas informaciones de parte del Gobierno y a la poca capacidad de la oposición de advertir sobre estos hechos.

Dice el experto que, en 2015, la crisis económica en las finanzas públicas fue real y que el Presupuesto General del Estado (PGE) se mantuvo “con niveles de ingresos inflados y se generó un espejismo presupuestario que el Gobierno no sabe explicar y trata de esconder con anuncios millonarios de créditos externos”. Hasta el 24 de diciembre, la ejecución presupuestaria de los ministerios del Gobierno central llegaba al 67% de lo programado, “casi todo en sueldos y salarios”, aunque se prevé que la tasa de ejecución mejore un poco por las medidas tomadas para la última semana del año.
Todas las instituciones tienen que cuidar sus escasos recursos y 2015 fue el primero en 10 años en que no existieron ‘adicionales’, y es la primera vez que se da una reducción de ingresos, dice Parada en un descarnado balance de la situación económica del país. 

En su balance de 2015, Parada indica que “existe papel en el presupuesto general del Estado, pero no existe papel moneda en las cuentas corrientes de las instituciones públicas, y esa es la causa para la baja ejecución”. Además, las empresas que son consideradas estratégicas tuvieron una ejecución presupuestaria promedio del 52,96%, lo que revela un aspecto más preocupante todavía, sobre todo si se toma en cuenta que esas empresas tendrían que ser el instrumento para sacar al país adelante, también con la participación del sector privado y el comunitario.

Es probable que el Gobierno nacional haya tomado en cuenta todos estos datos para elaborar el presupuesto de 2016, porque estaba al tanto de todos ellos, y que se pueda esperar una mejor gestión