Páginas vistas en total

martes, 29 de diciembre de 2015

Eduardo Pérez de cuya contundencia doy fe, ha ofrecido14 artículos en Radio y TV Fides, con los testimonios que respaldan las denuncias en contra deFONDIOC, que se farreó millones de dólares entregando a "los leales masistas" ingentes sumas de dinero, muchos destinados a proyectos fantasmas para enriquecer a dirigentes de los movimientos indígenas.

Termino hoy sábado una serie de 14 Blogs sobre el “Fondo Indígena”, el caso más alevoso de corrupción política registrado aquí en los últimos diez años porque algunos dirigentes de los movimientos sociales del MAS se alzaron la plata destinada a su gente más humilde: campesinos, indígenas y originarios. Las víctimas han sido los más pobres de nuestra sociedad. La política es a veces incompresible y, además, lamentable.             
Dos organizaciones indígenas: el CONAMAQ y la CIDOB fueron fracturadas por presiones gubernamentales y la dirigencia fracturadora recibió mucha plata “como regalo” por los servicios cumplidos al actual poder político.
El dirigente de los ayllus de la Marca Caquingora de  la Provincia Pacajes del Departamento de La Paz, Donato Apaza Huaranca, llegó al “Hombre Invisible” de Radio y TV Fides el lunes 14 de diciembre recién pasado para denunciar que un proyecto de ganado vacuno para sus hermanos campesinos ha quedado detenido porque él pertenece al CONAMAQ orgánico y no al grupo oficialista con ese mismo nombre. La discriminación del régimen en el poder llega, incluso, a los propios campesinos. Los responsables del Fondo algún rato pagarán la factura de su inconducta ante el propio campesinado.
  “Los beneficiarios que destinen los recursos recibidos del (“Fondo Indígena”) en fines distintos al propósito  para el cual fueron requeridos, estarán sujetos a las responsabilidades  establecidas en la Ley Nº 1178 de Administración y Control Gubernamentales”  GE pg.177.
Al finalizar esta saga sobre el Fondo deseo rendir homenaje a Manuel Morales Álvarez, Rafael Quispe y Eduardo León, tres héroes de este tiempo.
Gracias, epi