Páginas vistas en total

lunes, 21 de septiembre de 2015

Constantino Klaric con indisimulado afecto nos lleva a los años dorados del LAB, la empresa aérea tan ligada a la historia de Bolivia, se constituyó en una de las primeras del Continente Sur y merced a su personal idóneo y responsable voló muy alto alcanzando destinos en EEUU y Europa. Loor a sus trabajadores y sus líderes que viven en el recuerdo de los cochabambinos.

El 15 de septiembre de 1925 se fundó el Lloyd Aéreo Boliviano. Es la tercera línea aérea más antigua del mundo y la que más prestigio dio al país durante sus operaciones. Empresa con mucha historia linda. Fue la primera en volar con un cabina ensanchada en Sudamérica. Era el Air Bus 31O, cuyo primer capitán certificado fue Alfonso Canedo (Chapaco). 

En un vuelo de Santiago de Chile a Santa Cruz paró un motor y por la súper dimensión que tenía esta aeronave llegó sin problema hasta su destino. Fue la primera empresa en traer las aeronaves Boeing 727/100 aBolivia, al mando del Cap. Máximo Zalazar(+). Esta aeronave debía traerla el Cap. Calderón(+), pero antes de llegar al aeropuerto le vino un ataque de apendicitis y no fue posible que pueda estar al mando. Esta aeronave llegó en el mes de marzo de 1970, siendo su primer vuelo a Buenos Aires al mando del Cap. Donald Bhort y causó furor a su llegada a Buenos Aires. Era la primera aeronave que llegaba a esa terminal y fue también a Lima, Sao Paulo, Santiago y otros destinos en América Latina. Después llegaron los 767/300 para vuelos a Europa y Norteamérica, siendo el primer vuelo a Miami con el CP1070 mixto carga - pasajeros al mando del Cap. Hugo Vargas(+). Hay cosas de las que los bolivianos nos podemos orgullecer. 

El LAB es el único en Sudamérica, junto con AeroSur, (voló menos tiempo) que jamás tuvo un accidente fatal, solo incidentes sin importancia. Esta empresa, que hizo mantenimientos a varias aeronaves extranjeras, fue también la primera en volar con los winglets, con todos los cambios efectuados por mecánicos del LAB. No debemos olvidar que la empresa más grande el mundo en 1950 PAA decía entre su propaganda que sus vuelos están mantenidos y revisados por el LAB, ya que tiene el mejor taller de América Latina. 

Lo admirable de esta empresa es la calidad humana y la capacidad de sus trabajadores que aún están en la empresa, sacándola adelante, a pesar de las huelgas y piedras que pusieron algunos. Los tripulantes que la empresa capacitó trabajan afuera y los que quedaron, también gracias al Lloyd Aéreo Boliviano que los preparó siguen volando. Aclaro que fueron menos los trabajadores de base los que llevaron al LAB donde fue a parar y, a pesar de pésimas administraciones anteriores, los actuales trabajadores la están sacando adelante al mando de su gerente general, Lic. Nogales y la colaboración de la representante de los trabajadores Narda Cáceres que trabaja sin otro interés que sacar adelante al LAB. Actualmente hace mantenimiento a Amaszonas, Ecojet y se ensamblaron los helicópteros del ejército gracias a la capacidad de estos técnicos. 

El LAB no está volando pero está vigente y celebró sus 90 años en una cena de camaradería en el hotel Cochabamba cuyo gasto estaba cubierto por empresarios que recuerdan al LAB con cariño y orgullo. No debemos olvidar que el LAB cooperó con sus aeronaves en la Guerra del Chaco y la riqueza petrolera que tiene el país, también en parte se la debemos al LAB.