Páginas vistas en total

viernes, 28 de agosto de 2015

aparece en el Face de Alicia Tejada Soruco y su pedido es el de todos los bolivianos. "Está mal Evo. por favor no lo haga nunca más. Está mal (lo de mandar amarrarle los cordones del zapato)

"En los últimos días se ha conocido un video en el que el Presidente, con desdén, le ordena a unos de sus guardias de seguridad que le amarre los cordones. Ni lo mira, sólo hace un gesto. Él, predestinado a cambiar el mundo, ya no puede hacer cosas tan domésticas como amarrarse los guatos. Él está por encima de todos los mortales. Otra foto muestra cómo, también sus guardias de seguridad, le colocan los zapatos de fútbol. "Vos, sí, tú, ponme los cachos, rápido”, ha podido decir.

Esas visiones son desagradables, pero anecdóticas" ¿? (Página Siete)

Digo yo, sin tanto jolgorio y propaganda, sin tanto corrupto que vende obsecuencia, sin tanto político que miente dignidad y finalmente, sin tanta bajísima auto estima de pueblo, esas escenas nos aterrorizarían por lo que reflejan del carácter y de los escenarios en los que se determinan situaciones de ejercicio del poder.

Por supuesto que está mal. Está mal Señor presidente y si no hay quién de sus allegados se lo diga, está peor, porque con sus silencios y mentiras sobre lo ocurrido y sobre lo que pensamos todos, refuerzan el mensaje de las imágenes y a usted le hacen daño.

Por mi parte nunca educaria a mis hijos para que obedezcan ese tipo de órdenes "por cariño" ni para que ordenen a nadie hacerlo. 

Le busco la vuelta, una y otra vez y no puedo salir de una profunda indignación y tristeza. Cuando veo las imágenes, vienen a mi mente siglos de abusos y de relaciones de poder; los pongos, los esclavos, los sirvientes humillados, las mujeres y los hombres silenciosos y obedientes, no pienso ni siento una idílica relación de cariño, ni de respeto, ni de reciprocidad.
Pienso en todos los funcionarios de gobierno, bastante humillados ya por reyesuelos acomplejados y despóticos dirigentes y pienso en el futuro de mis hijos y nietos, obligados a obedecer sus caprichos para conservar su trabajo y quiero evitarlo, no sé cómo, pero al menos está vez expresándolo con mucho respeto a usted como persona y al Presidente de los bolivianos, como llamado a dar el ejemplo.

Está mal presidente.
Por favor no lo haga nunca más. Está mal.