Páginas vistas en total

lunes, 16 de diciembre de 2013

Gustavo Maldonado estuvo en la "guerra del agua" ha sido uno de los fogosos activistas por Misicuni en manos del pueblo, y ahora con toda la experiencia acumulada por todo lo observado anuncia que "agua de Misicuni no habrá ni en 2014" lo que hará perder las elecciones a Evo en Cochabamba, donde tanto cacareó con Misicuni

El mes de mayo de 2009 se firmó contrato con la empresa Consorcio Hidroeléctrico Misicuni, por 79,5 millones de dólares, existía el dinero financiado por el crédito de la cooperación italiana, la CAF, el Tesoro General de la Nación y la Prefectura, a los cochabambinos les brillaron los ojos, se imaginaron la llegada de agua en abundancia, los niños de la zona Sur ya no sufrirían de dolor de estómago y vivirían felices, porque el agua empezaría a recibir en sus casas el año 2013, los agricultores regar más hectáreas y con agua limpia, y se genera 80 MW, y habría ingresos de más de 45 millones de dólares por año, en resumen una bendición.
Otra es la historia, después de un año, julio 2010, se dan cuenta que contrataron a una empresa con problemas internos, se retiró del grupo la empresa italiana; tenía dificultad de cumplir con la entrega del túnel para desviar las aguas del rio Misicuni, y empezar a levantar la presa. ¿Con qué equipos y maquinaria llegó?, sin nada, para septiembre 2009 pasearon por las calles de Cochabamba equipos enormes, y todos decían bendición al fin llega una empresa seria, habían comprado con el anticipo, parecido a Aguas del Tunari del año 2000, invertir nuestro propio dinero.
Justamente en diciembre 2010, luego de escuchar informes del presidente de la empresa Misicuni logra el apoyo del 96% ampliando el plazo y pagar sus planillas, solo el Comité Cívico de Cochabamba (4%) no estaba de acuerdo, porque según informes del abogado, ingeniero fiscal y el gerente general no había cumplido ese hito como es el túnel, y tenía “iliquidez”, se pidió se rescinda el contrato porque en la obra no se veía el dinero del anticipo de 15,8 millones de dólares, y se dijo, aunque le amplíen 2, 3 o más veces esta empresa no cumplirá y la obra no sabremos cuándo se concluye. Autoridades del más alto nivel dijeron, hay una “línea de Gobierno”, se continúa con el Consorcio sí o sí.
Hoy, diciembre 2013, tres años después, se dan cuenta los administradores de la obra, empresa Misicuni, que el Contratista tenia iliquidez y con 3 llamadas de atención ya era suficiente para rescindir el Contrato. El consorcio había debido a la renta, a las AFP´s, a la Caja de Salud, volqueteros, proveedores de comida – repuestos – combustible, y otros que no se sabe, no falta algún amigo dice “a mí también me deben”…
El momento que la empresa Misicuni decide notificar al Contratista para su salida de las obras, éste empieza a reclamar, que le deben de salarios y suma 7,9 millones de dólares, y hoy pretende mediante una argucia legal que volverá a hacerse cargo de las obras, y que el malo es el dueño que no le paga, por esa razón tiene tantas deudas.
Lamentablemente, hoy la empresa Misicuni está en la cuerda floja, la obra está paralizada, no hay obreros, las maquinas también paradas, no hay nada ni comida.
El magnífico y feliz de todo este escenario es la empresa de ingeniería, ENGEVIX del Brasil y CAEM de Bolivia que controla las obras, paradójico, se le acabo el contrato en febrero, cobraba 75.000 dólares al mes, y a partir de marzo le renuevan por 150.000. Esta empresa debería haber advertido de lo malo que había, pero no, sus informes dicen que hay desfase y se le ha pedido que refuerce, como decimos totalmente benevolentes, le dan una palmada y le dicen apúrate hermano, y bueno mientras continúen cobrando buenos salarios, y tener técnicos que no son los que ofertaron y el dueño no dice nada, ellos contentos, los niños siguen esperando el milagro.
Para completar el panorama, hoy se ha licitado la compra e instalación de equipos para la planta hidroeléctrica, y en un tiempo aproximado de 24 meses estarían montados, o sea para diciembre 2015. Entonces el agua recién podría bajar de la cordillera.
Entonces ¿Por qué hacen creer que para agosto 2014 llegara el agua de la presa de Misicuni?… es el mensaje de algunos políticos y del propio presidente de la empresa Misicuni.
Para concluir, entre tanto continúen las obras paralizadas, que puede ser un buen tiempo, el panorama es muy desolador, una obra de la magnitud de una presa de 100 metros ya levantada en su parte interna, de enrocado, así paralizadas las obras, sufrirá deterioro, es lo más vulnerable, lo mismo ocurrirá con otras partes de la obra, los suelos próximos a la presa; cierto, toda obra civil abandonada sufre deterioros, su recuperación toma tiempo y más dinero.
Sentimos por los niños, porque seguirán bebiendo agua del turril, las verduras seguirán cultivando con aguas negras de los alcantarillados, y por otra parte, en lo económico la obra costara ya no 82 millones sino alrededor del doble, en lo político será difícil explicar no poder abrir las válvulas y llegue agua el año 2014, clave para las elecciones.
*Ingeniero Civil. Ex Vicepresidente del Comité Cívico