Páginas vistas en total

domingo, 23 de diciembre de 2012

quejarse ante el Papa Benedicto instruye Evo a su Embajador en la Santa Sede. se meten en política dice. se refiere a Jesúas Juárez que salió en defensa de los originarios del TIPNIS. ABC


El presidente de Bolivia, Evo Morales, pidió este sábado a su embajador en el Vaticano, Carlos de la Riva, que eleve una queja a la Santa Sede por lo que considera «ataques» políticos a su Gobierno por parte de un grupo de obispos bolivianos.
En un acto con los embajadores de Bolivia en el mundo, celebrado en el Palacio de Gobierno, Morales dijo que el representante ante la Santa Sede, Carlos de la Riva, debe presentar ante la Santa Sede toda la documentación para demostrar la falta de adecuación de dichos obispos a la norma del Vaticano de no inmiscuirse en asuntos políticos.
Morales recordó que durante una visita que le hizo al Papa Benedicto XVI, a mediados de 2010, le planteó acabar con el celibato para poner fin a los abusos sexuales de niños por parte de sacerdotes católicos.
Según Morales, la respuesta que le dio el Pontífice fue: «La Iglesia no se mete en política, ni la política en la Iglesia».
Sin embargo, argumentó Morales, en Bolivia un grupo de obispos le ataca políticamente cuando afirman que su Gobierno es autoritario y que trata de imponer un pensamiento único en el país porque tiene el control mayoritario del Congreso.
El presidente boliviano se refirió expresamente al obispo de la ciudad deEl Alto, Jesús Juárez, como uno de los religiosos que, a su juicio, ha tenido actuaciones políticas.

Represalias

Juárez defendió esta semana un informe de la Iglesia Católica y activistas de derechos humanos, que denunciaron que hubo presiones y represalias a los nativos de la reserva ecológica Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure (Tipnis) para que participen en la consulta sobre una carretera promovida por el Gobierno.
Los obispos católicos también han emitido en varias ocasiones comunicados para alertar sobre la expansión del narcotráfico en el país, denunciar que la Justicia está manipulada y pedir amnistía para enjuiciados y presos por razones políticas.