Páginas vistas en total

lunes, 24 de diciembre de 2012

comprensible pero imperdonable. califica Carlos Miranda la operación de maquila entre Bolivia y Brasil. YPFB le vende petróleo condensado a Refinor que lo procesa y revende a Bolivia a precios muy altos internacionales, una ligereza que bordea el sarcasmo. otro fiasco de Evo


YPFB Refinación S.A. (filial de YPFB Corporación) y Refinería del Norte S.A. (Refinor S.A.) han suscrito en Santa Cruz, el 8 de Junio de 2012 un contrato de Compra Venta de Petróleo Condensado de YPFB Refinación y Compra Venta de los productos derivados procesados en Refinor S.A. con vigencia hasta el 31/XII/2013.
En palabras simples, YPFB-R entrega petróleo condensado a Refinor, que tiene una refinería cerca de la frontera. Refinor lo procesa y le devuelve productos refinados.
Una operación típica de maquila que resulta desfigurada por el complicado contrato firmado.
YPFB informa que las ampliaciones en líneas de transporte y refinerías, están atrasadas. Por tanto, no tiene facilidades para manejar el aumento de producción de condensado de Margarita. Por tanto, YPFB ha decidido refinar esa producción en Refinor. La solución no es mala. Comprensible, pero imperdonable. Desde hace años se ha advertido que todo el sistema de abastecimiento del mercado interno estaba saturado y que cualquier aumento de producción causaría estos problemas. Había sido verdad.
Una operación de maquila se realiza por un convenio entre un dueño de unos materiales, que al no contar con medios o instalaciones para tratarlos, recurre a otra (el maquilador) que tiene los medios para hacerlo. Por este servicio el dueño paga al maquilador una tarifa convenida.
La maquila es una operación conocida desde el Medioevo. Trigo molido en molinos.
En la frontera norteamericana - mexicana, la maquila tiene dimensiones gigantescas. Grandes firmas norteamericanas de ropa, ponen a disposición de firmas maquiladoras mexicanas el material necesario. La maquiladora interna temporalmente (no importan) el material a sus plantas en México y entrega (no exporta) las prendas manufacturadas a la firma que puso el material. Esta firma no importa prendas, solo paga por el servicio. Así cada año se facturan más de $us. 3.000 millones.
Nuestro caso es diferente. YPFB-R le vende petróleo condensado a Refinor. Refinor procesa ese petróleo y le vende a YPFB-R diesel, GLP y naftas para gasolinas y se queda con el residuo de la refinación (entre 30-40%).
Son dos operaciones de compra venta. Los precios pactados llaman la atención.  Refinor paga a YPFB-R por el condensado un precio WTI menos $us. 5 por barril.  Precio muy raro. El WTI, cuya cotización se conoce diariamente, es un petróleo con 39ºAPI. Petróleo con API más alto tiene mejores precios. Nuestro condensado tiene 61º API.
A su vez, Refinor le vende a YPFB-R Diesel, GLP, y naftas a precios más altos que los internacionales y este nos importa. Estas operaciones de compra-venta, exportación-importación, casi virtuales, están distorsionando estadísticas y causando mucha confusión. Así, mal asesorado, nuestro Presidente ha declarado que no importamos GLP y que más bien iniciábamos su exportación. Lamentablemente no es totalmente correcto. Exportamos GLP a Paraguay, pero es GLP que hemos importado de Argentina. Lo triste es que, según información de prensa, el GLP que importamos nos cuesta más caro que el que exportamos. Es que YPFB no tiene donde almacenar el GLP, por eso reitero de imperdonable el atraso en las ampliaciones de transporte y refinación.
En el contrato, con una ligereza que bordea el sarcasmo, al condensado nuestro, se lo ha bautizado como Condensado Bolivian Brand. Brand no es un término inocente de la “jerga petrolera”. En Comercio Internacional un producto es identificado como un “brand” cuando su producción es importante en el mercado y su con calidad casi invariable. De los 83 millones de barriles diarios de petróleo que se producen, menos de una veintena califica como “Brand”.
La documentación para lograr los pagos es impresionante. Sin entrar en detalle, a Refinor le es más fácil cobrar por los refinados que a nosotros por el condensado.  Pero YPFB-R saca su tajada en casa, los refinados importados no pagan IEHD.
Final, el complicado contrato calificado de reservado, confirma un dicho en la industria: no se debe dar una buena idea a ignorantes o incompetentes porque se termina con mamotretos inmanejables. Pero es peor darla a deshonestos porque se termina con un desastre.