Páginas vistas en total

sábado, 8 de octubre de 2011

coincide Centa Rek con Los Tiempos en la percepción de un estado de excepción por el MAS


    “Lo que se intenta con la contramarcha que se está armando es que el día de la llegada de los indígenas haya un enfrentamiento, se dé una situación que se pueda tomar como una amenaza al Estado de derecho, a la democracia con el fin de gestar un estado de excepción. Con eso el Gobierno volvería a tomar nuevamente el mando del país, desactivaría todo tipo de protestas que callarían las voces y que no se tenga la posibilidad de expresar su malestar, su descontento por lo que se postergarían las elecciones judiciales” explicó Rek, de acuerdo con un análisis que realizó de lo que ocurre. La Policía, según la congresista, será utilizada por el Gobierno. “Al estar susceptible y con muy buenas razones de pensar que siempre serán los culpables por omisión o acción no van a querer actuar en ese momento y quedarán como desobedientes de las órdenes”, señaló. Añadió que por esa razón, el Gobierno empezará con un estado de excepción para tomar de nuevo el control del país. “Todos estamos entrampados en esta estrategia que es macabra y común en las acciones del Gobierno cuando se siente sin oxígeno y sin salidas”, afirmó. Manifestó que la oposición se encuentra preocupada porque con todo lo que está pasando hay el riesgo de que se dañe la democracia en el país. Señaló que de alguna manera el Ejecutivo busca culpables, chivos expiatorios para sancionar luego del 12 de octubre, día que la marcha indígena en defensa del TIPNIS llega a La Paz. Una contramarcha, que apoya al Ejecutivo, le dará alcance para impedir que llegue a la sede de Gobierno. La Policía anunció que escoltará a los marchistas.