Páginas vistas en total

domingo, 26 de junio de 2011

de masiva circulación La Tercera de Santiago cronica la tensión entre Chile y Bolivia


Una gigantografía, en la que se leía "La Policía Boliviana por la reivindicación marítima con soberanía y dignidad", se apreciaba ayer detrás del Presidente de Bolivia, Evo Morales, durante un acto en la ciudad del Alto.
El Mandatario paceño asistió ayer al aniversario de la institución policiaca y en medio de la ceremonia, reflotó las críticas contra Chile por haber cooperado con EE.UU. en el proceso por narcotráfico contra el ex zar antidrogas de Bolivia.
El ex general de la policía René Sanabria había sido detenido en Panamá el 24 de enero pasado, tras una operación en la que participaron la agencia antidrogas estadounidense, DEA, y Carabineros de Chile.
"Según algunas informaciones, algunas autoridades de Chile ya sabían, ya hacían seguimiento. Yo me pregunto, si ya sabían, ¿por qué no nos comunicaron oportunamente para dar (a Sanabria) un castigo severo en Bolivia?", criticó Morales. Y añadió que "parecería que algunas instituciones de los países vecinos están al servicio de intereses externos".
Desde Santiago evitaron contestar al nuevo reclamo de Morales (ver página 3).
Se trató del segundo ataque de Morales contra Chile en poco más de 24 horas. El viernes en la mañana, el mandatario lanzó duras críticas al gobierno chileno -lo tildó de ser "defensor del contrabando" de vehículos y de cometer una "flagrante violación a los DD.HH."- durante la ceremonia en que condecoró y decretó los ascensos de los 14 militares detenidos el viernes 17 de junio en Colchane, Primera Región, tras ingresar armados y en vehículos con patente chilena a territorio nacional.
Deslealtad y provocaciones
No era la primera vez que el gobernante paceño arremetía contra Santiago por el caso Sanabria. Ya en mayo pasado había acusado de "deslealtad" a La Moneda, que mediante el Ministerio del Interior colaboró con EE.UU. para detener al policía altiplánico. Una decisión que incluso tuvo un impacto en la Cancillería chilena, donde en su momento resintieron no ser informados de la operación policial.
Sin embargo, las críticas de ayer tenían un nuevo telón de fondo. La molestia de Morales reflotaba a días de que el ex uniformado se declarara "culpable", ante el juzgado federal de Miami, de haber ingresado un cargamento de cocaína a EE.UU.
En Bolivia no son pocos los que creen que el ex general, quien llegó a un acuerdo con la fiscalía de Miami, estaría dispuesto a entregar nombres de otros implicados en la red de narcotráfico y revelar procedimientos, a cambio de ver reducida su pena.
En círculos diplomáticos y políticos chilenos, en tanto, ha comenzado a circular la tesis de que en medio de esta molestia e inquietud que existe en La Paz por los efectos del caso Sanabria, el gobierno de Morales estaría promoviendo actos de provocación hacia Chile. Uno de ellos sería el discurso pronunciado por Morales el 23 de marzo pasado, en el Día del Mar, donde señaló que su país demandaría a Chile ante instancias internacionales para conseguir una salida soberana al mar.
Lo más reciente fue el episodio de los 14 militares bolivianos, que subió de tono en los últimos días, luego que autoridades bolivianas cuestionaran supuestos malos tratos a sus efectivos de parte de carabineros, y luego de que el ministro chileno de Defensa, Andrés Allamand, acusara que el gobierno de La Paz estaría interesado en "desviar la atención comunicacional" de otros temas.
Desde entonces, la controversia ha ido en una franca escalada. La Moneda decidió que viajara al norte el subsecretario del Interior, Rodrigo Ubilla, para que respaldara personalmente el accionar de los carabineros. En respuesta, un día después, Morales viajó a Oruro para condecorar a los 14 militares.
El episodio que golpea a La PazUn duro golpe para la política antidrogas de Evo Morales fue la detención del ex general de la policía boliviana, René Sanabria.Según las investigaciones, Sanabria lideraba una banda de policías que enviaba droga hacia Miami desde el puerto de Arica.En las pesquisas, el OS-7 de Carabineros de Chile cooperó con la agencia antinarcóticos estadounidense DEA, para detenerlo.En la operación, agentes chilenos encubiertos se hicieron pasar por un grupo de narcotraficantes y en un trato que se concretó el 19 de agosto de 2010, le pagaron 75 mil dólares para un envío. El cargamento consistía en 144 kilos de cocaína que fueron camuflados en minerales.La entrega del dinero fue filmada por los agentes encubiertos, quienes almorzaron y conversaron por varias horas con Sanabria. El ex general boliviano estaba acompañado por el mayor de policía boliviano Milton Sánchez, considerado su mano derecha.Sin embargo, este no es el único episodio vinculado al combate de drogas que ha tensionado las relaciones del gobierno de Morales con EE.UU.En 2008, el Presidente paceño expulsó a la DEA de Bolivia y poco después al embajador de Estados Unidos en Bolivia, Philip Goldberg, tras acusarlos de espionaje.Próximas citasEn las semanas venideras, las máximas autoridades chilenas se encontrarán con sus pares bolivianos en dos ocasiones. En La Moneda barajan la posibilidad de conversar sobre las últimas controversias en dichos encuentros internacionales.1. Cumbre LatinoamericanaLa segunda versión del cónclave continental se realizará en Caracas, el 5 de julio próximo, y a ella asistirán tanto Sebastián Piñera como Evo Morales.2. Cumbre del MercosurEl próximo martes y miércoles se realizará la XLI Cumbre del bloque económico en Asunción, Paraguay. En la cita, será el canciller Alfredo Moreno quien se encontrará con Morales.