Páginas vistas en total

sábado, 2 de abril de 2011

en pocas palabras Los Tiempos replica el ridículo argumento de Isabelino

La explicación dada por el viceministro de Defensa Social sobre la flagrante equivocación en la que incurrió el fiscal de Distrito de Santa Cruz al anunciar que en una operación antidrogas se habían incautado dos toneladas de cocaína cuando, según la nueva versión oficial, sólo se trataba de alrededor de 3,5 kilos ha consistido en acusar a los periodistas de aquélla,  pues,   como errar es humano, efectivamente se equivocó el fiscal, pero los periodistas no verificaron el dato.
Con ese criterio, ¿los periodistas deberemos verificar toda información oficial, proveniente de las autoridades encargas del tema?
Por ejemplo, ¿cómo podremos verificar los anuncios que hace el Gobierno constantemente sobre incautaciones de drogas o reducción de cocales? O ¿cómo podremos verificar las incautaciones por contrabando en nuestras fronteras de las que con tanto afán informan las autoridades de Aduana? Y para más dudas aún, ¿cómo podremos verificar que el país tiene más de 10.000 millones de dólares como reservas internacionales como anuncian permanentemente los primeros mandatarios del país?
Es muy serio el problema que ha introducido la autoridad mencionada pues, en verdad, pone en duda toda la información oficial porque habrá que recordar que toda incautación de drogas sólo es legal si cuenta con la presencia de un representante del Ministerio Público. Por tanto, lo que en esta entidad se decide informar es información oficial y, se sobreentiende, verídica.
Bien, pues, harían el fiscal general de la República y el propio ministro de Gobierno en ofrecer alguna explicación racional y transparente sobre el tema.
Errar es humano, es cierto, pero echar culpa al empedrado es problema de cojos, no de autoridades.